La iniciativa de Ley de "Sinceramiento Fiscal" anunciada por el presidente Mauricio Macri será enviada la próxima semana al Congreso. Tiene como objetivo el pago a los jubilados que tienen en marcha juicio por reajustes de haberes o que se encuentren en situación de llevarlos adelante.
El gobierno enviará la semana próxima al Congreso el proyecto de Ley de "Sinceramiento Fiscal" con el cual buscan repatriar los dólares no declarados ante el fisco que los argentinos tienen en el exterior o bajo el colchón, y que serán utilizados para el pago a los jubilados que tienen en marcha juicios por reajustes de haberes o que se encuentren en situación de llevarlos adelante.

Embed

El anuncio lo formuló el presidente Mauricio Macri durante un acto celebrado esta mañana en un centro cultural del barrio porteño de San Cristóbal, ante un auditorio compuesto por alrededor de un centenar de jubilados.

"Para poder pagar las deudas con los jubilados, queremos cobrarle un impuesto a los que más tienen y que han evadido impuestos en los últimos años", dijo el jefe del Estado. El mandatario explicó que los fondos para saldar las deudas del Estado con los jubilados surgirán del Fondo de Garantía de Sustentabilidad, y del impacto del blanqueo de capitales. "Hay miles de millones de dólares de argentinos que están en el exterior, que se los llevaron porque no confiaron en el Estado", enfatizó Macri.

Embed
Según un estudio realizado por la organización Tax Justice Network (TJN), los argentinos tienen alrededor de U$S 400.000 millones no declarados en el exterior o bajo el colchón.

El informe, que sólo toma en cuenta la riqueza financiera y excluye otros activos como propiedades inmobiliarias, refleja que el monto total de dinero offshore (fuera de fronteras), a finales del 2010, se esconde en más de 80 paraísos fiscales.

Para la confección de este informe se tomaron datos del Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y el Banco de Pagos Internacionales (BPI).

Durante el acto, Macri calificó a la iniciativa como un "sinceramiento fiscal", por el cual se "repatriarán estos fondos".

Según adelantaron fuentes cercanas al Gobierno, la iniciativa -que entre el lunes y el martes ingresará por la Mesa de Entrada de la Cámara de Diputados- establece que quienes ingresen una cifra equivalente hasta $305.000 estarán exentos del pago de una alícuota. En tanto, los que ingresen hasta $800.000 pagarán 8% y, por encima de esa cifra, el 10%.

El proyecto tiene previsto un vencimiento inicial para fines de año y luego quedará abierto hasta el 31 de marzo de 2017, aunque con una alícuota 5 puntos mayor, del 15%. En el caso del blanqueo para propiedades, la tasa será del 5 por ciento, dijeron las fuentes.

Más allá de estas previsiones, las cuestiones puntuales se conocerán recién cuando se presente el proyecto, debido a que las autoridades todavía se encuentran puliendo determinados artículos.

Según las fuentes, el blanqueo se podrá hacer dejando la plata en el exterior o registrándola en una entidad financiera local, por medio de dos vías: un depósito en efectivo en una cuenta -con dinero que quedará inmovilizado hasta que termine el plan- o por la suscripción de dos bonos: uno a 3 años que no devengará interés u otro a seis años, con uno que otorgará un rendimiento del 5% anual a partir del cuarto año. Quedarán excluidas las personas procesadas o condenadas por evasión y lavado de dinero, entre otros delitos.

Por otra parte, también se prevé establecer una moratoria general de los principales impuestos nacionales -con condonación de multas y punitorios- y un plan de pagos de la AFIP de hasta 60 cuotas.

En el caso de los impuestos, el proyecto propone la creación de una comisión para la reforma tributaria a la que el Poder Ejecutivo le "sugerirá" reinstaurar el impuesto a la herencia, que actualmente lo manejan las provincias.

Tras el acto, el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay, subrayó que el proyecto de resarcimiento a los jubilados "no prevé la venta de acciones de empresas que mantiene la Anses" para el logro de fondos destinados a ese cometido.

Según el titular de la cartera de Hacienda, esta será "la primera vez que se premia a los que siempre estuvieron al día", ya que quienes exterioricen capitales deberán pagar 10% en los primeros meses, y después 15%" en concepto de pena por no haber declarado esos fondos.

Prat Gay dijo que el Gobierno ya tiene "los fondos para empezar a pagar" a los jubilados, a los que se van asumar "los ingresos del ejercicio de exteriorización fiscal que van a ir directo a la Anses y vamos a empezar a hacer los pagos, así que no hay de momento intención de salir a vender acciones" de empresas privadas que tiene en su poder la Anses en el Fondo de Garantía de Sustentabilidad.

Prat Gay comparó la iniciativa local con la implementada por Chile hace dos años, que impuso un pago de 8% a quienes repatriaran capitales.

El ministro advirtió que los argentinos que tienen fondos no declarados en el exterior no podrán seguir ocultándolo, debido a que a partir del 2017, por acuerdos internacionales, el país va a comenzar a tener "información de 48 países, muchos de los cuales eran paraísos fiscales".

Por último, Prat Gay dijo que desde el Gobierno "no tenemos ninguna estimación" de cuando dinero ingresará al mercado porque "hay muchos números dando vuelta, pero no podemos calcular la plata escondida".