El presidente del país asiático promulgó esta semana una ley en respuesta a los reclamos sociales tras la violación en grupo y posterior asesinato de una chica de 14 años.
El presidente de Indonesia, Joko Widodo, promulgó el miércoles pasado una ley por la que se podrá condenar a los violadores a cadena perpetua, castración y hasta la pena capital.

La medida es una respuesta a las protestas multitudinarias por la violación y el asesinato que sufrió una chica de 14 años el mes pasado en la isla de Sumatra. La Justicia condenó a siete adolescentes por el episodio, informó el sitio inglés Daily Mirror.

El cuerpo de la víctima fue encontrado sin ropa y maniatado en un bosque de Sumatra después de tres días de intensa búsqueda. Hay al menos cinco hombres adultos involucrados en el caso que todavía esperan su condena.

La flamante ley incrementa los tiempos de cárcel que pueden recibir violadores y pedófilos -antes era de hasta 14 o 15 años- y además estipula que los abusadores de menores podrían pasar por la castración química. También se les implantará un chip en el tobillo para mantenerlos monitoreados.