El desplome quedó en evidencia en los supermercados y principalmente en la casa de electrodomésticos que cayeron hasta un 15,9 en el primer trimestre.
En medio del impacto por el tarizafo y la inflación, el comercio interno comenzó a ver las primeras consecuencias de la crisis. Es así, que las ventas en los comercios porteños bajaron durante el primer trimestre.

Según un informe difundido por la Dirección General de Estadística y Censos porteña, las ventas de alimentos en supermercados cayeron un 2,2%, mientras que otros artículos disminuyeron un 6,4%.

Embed

Estos indicadores de ventas están basados en información fiscal, y se construyen a partir de los datos obtenidos de las declaraciones juradas del impuesto sobre los Ingresos Brutos. La comparación con un año atrás se realiza a pesos constantes, descontando de las ventas en moneda corriente la inflación según el IPC porteño.

Sin embargo, ell impacto más fuerte de la caída del consumo se notó en las ventas de electrodomésticos que, de acuerdo con el informe, tuvieron una baja del 15,9% en los comercios especializados. También se evidenció un retroceso del 5,3% en los servicios vinculados a la telefonía móvil.

La caída del consumo en supermercados y almacenes ya viene siendo registrado por las consultoras privadas. Por ejemplo, la demanda cayó, según CCR, 3,6% en abril respecto de igual mes de 2015, lo que llevó a una baja de las ventas en el primer cuatrimestre del año, medidas en volumen, del 2,3%.