Hanako se había vuelto un tanto irritable con las personas después de tanto tiempo a solas en un hábitat sin pasto ni árboles, alejada de otros miembros de su especie.
Hanako, la elefanta más lonjeva de Japón, murió el jueves pasado en su hábitat del Parque Zoológico de Inokashira, en Tokyo, informaron fuentes municipales locales. Tenía 69 años.

Los cuidadores encontraron a Kanako acostada en el piso de concreto de su hábitat el jueves alrededor de las 8 de la mañana. Para las 3 de la tarde, la elefanta había muerto, informó el sitio Japan Times.

elefanta 2.jpg
Hanako llamó la atención del mundo entero el año pasado después de que se divulgara su historia: llevaba más de 60 años sin ver a otros elefantes, encerrada en un hábitat de concreto sin pasto ni árboles.

elefanta 3.jpg
La situación le valió a la hembra el título de "la elefanta más triste del mundo" después de que una turista denunciara que parecía "sin vida" en su entorno, lo que dio origen a una campaña para trasladarla desde el zoológico a un santuario para paquidermos, informó el sitio The Dodo.

Pero la campaña fue en vano, ya que las autoridades del zoológico aseguraron que Hanako "era feliz" y estaba sana, aunque sola. Los cuidadores la encontraron en el suelo de su hábitat e intentaron que se incorporara para evitar asfixiarse con el peso de su propio cuerpo.

'Hanako' Japanese oldest Asian elephant
Hanako fue un regalo del gobierno de Tailandia en señal de amistad con Japón. La elefanta llegó a la isla a los dos años y su primer hogar fue el zoológico de Ueno, en Tokyo, antes de ser trasladada a Inokashira en 1954.