Familiares y amigos del trabajador comunal que denunció haber sido abusado por sus compañeros volvieron a manifestarse. La abogada de la víctima cuestionó al juez que dejó en libertad a los agresores y manifestó que presentará "nuevos elementos probatorios".

Cientos de vecinos de la localidad bonaerense de Chascomús volvieron a marchar este sábado en reclamo de "justicia para Maxi" -el recolector de residuos municipal que denunció abuso y violación por parte de sus compañeros de trabajo-, y la abogada del hombre anunció que presentarán "nuevos elementos probatorios" al juez que dejó a los agresores en libertad.

"Hay nuevos elementos probatorios que sumaremos esta semana a la causa", anunció a Télam la abogada querellante Mariela Zaldúa, quien contó que en la víspera tomaron conocimiento de "un audio donde se informa a autoridades de la Comuna sobre irregularidades que se cometían en el lugar y se menciona a uno de los imputados en la causa".

Las denuncias ocurrieron en enero y, en el audio, ex trabajadores del Corralón de la Municipalidad de Chascomús reportan "ante el Secretario de Gobierno comunal, Cipriano Pérez del Cerro, diversas irregularidades que se cometían en el turno noche en el mismo lugar, donde sometieron a víctimas durante un año; hablan de drogas, armas y abuso de poder", relató.

Embed
"Ellos han cometido un delito que está claramente reconocido y es repudiable; hay pruebas suficientes para el pedido de la fiscal que califica de ´abuso sexual gravemente ultrajante´, que contempla una pena efectiva de cuatro a diez años y a pesar de ello, quedan en libertad y lo pueden purgar con una probation", dijo.

Mariela y Eleonora, esposa y madre de la víctima respectivamente, encabezaron la marcha junto a otros familiares, amigos y vecinos, con el apoyo de María Elena Leuzzi, fundadora de la única ONG en el país para casos de violación, quien se acercó para acompañar a la víctima y su familia hasta la localidad de Chascomús.

Zaldúa refirió que si bien la fiscal imputó a los cinco empleados por "abuso sexual gravemente ultrajante" y pidió sus detenciones, el juez de garantías Gasquet consideró que no hay elementos de prueba para esa calificación.

"De acuerdo a lo que relata la víctima, el hecho es aberrante" y sólo se les imputo "abuso sexual agravado por la participación de dos o más personas", concediéndoles la libertad.