El economista Javier González Fraga, protagonista la semana pasada de una polémica por declaraciones en el marco de críticas que lanzó al modelo económico del kirchnerismo, salió a aclarar sus dichos y dijo que "la bonanza no era sostenible porque se basaba en un atraso cambiario y tarifario".
En diálogo con Radio con Vos, el ex presidente del Banco Central aseguró que "la frase de la polémica fue una extracción desafortunada y con un poco de mala leche".

"Venimos de 12 años en donde las cosas se hicieron mal. Se alentó el sobreconsumo, se atrasaron las tarifas y el tipo de cambio... Donde le hiciste creer a un empleado medio que su sueldo servía para comprar celulares, plasmas, autos, motos e irse al exterior", había dicho González Fraga en declaraciones anteriores.

"No podemos seguir apostando a soluciones simples que son insostenibles en el tiempo que son para mejorar el consumo (...) La bonanza no era sostenible porque se basaba en un atraso cambiario y tarifario, y esa es la esencia del populismo", expresó González Fraga. "Los defensores del populismo son muchos y se ponen muy nerviosos cuando decís que eso no era sostenible y fue todo una burbuja", remató.

Para el economista, durante el kirchnerismo "no había una vocación cierta de mejorar la calidad de vida de millones de argentinos, sino de generar un triunfo electoral a través de una burbuja.

Embed
Por otro lado, aseguró que "las cosas van a mejorar, la inflación ya bajó, va a empezar a notarse en los índices a partir de julio". "Sigo apostando a favor, yo estoy en la lucha. Me siento responsable de todo lo que ha logrado Cambiemos, tengo la necesidad de seguir peleando por que esto sea exitoso. Eso quizá me quita cierta objetividad", añadió.

"Veo con alegría que hay mucha gente haciendo descuentos o combos frente a una caída del consumo, hubo un aumento de precios totalmente infundado hace algunos meses", señaló González Fraga. Y agregó: "El empresariado argentino se toma mucho más tiempo del que a uno le gustaría para decidir inversiones".

"Las inversiones en los últimos años estaban atadas a subsidios y proteccionismo, a cazar en el zoológico, y no con la necesidad de competir, esto es un cambio de música para el empresariado que no a todo el mundo le gusta (...) Me gustaría que el Gobierno fuera un poco más claro al especificar su política industrial, muchos tienen miedo a una apertura como en los '90", opinó González Fraga.