La población en situación de calle aumentó en los últimos meses. Lo afirman diferentes organizaciones que entregan viandas en los barrios porteños o atienden en plazas. La campaña Frío Cero de Red Solidaria también incrementó los platos.
- Hola, ¿hablo con el BAP? Tengo una persona que está por primera vez en situación de calle y necesita asistencia... ¿En qué dirección está?... No, no tenemos dirección. Estamos en Plaza de Mayo, frente a la Catedral... Si vienen los atiendo yo y los llevo con la persona.

El diálogo es entre Marcelo Vaca, coordinador de Ayuda Urbana, y un operador del programa Buenos Aires Presente el miércoles 18 de mayo, cerca de las 20. La escenografía pertenece a la oficina de Frío Cero (Red Solidaria) en Plaza de Mayo, un container que improvisa una cocina de un lado y, del otro, un placard a la vista con todas las donaciones de ropa para el perchero solidario. Allí, los colaboradores hacen de cafeteros, cocineros, y hasta de cuasi vendedores de ropa para quienes también se acercan pidiendo abrigo, medias, zapatillas y pantalones. Después de una hora y media, la oficina cierra y el móvil del BAP nunca llega.


Ayuda Urbana -ligada a los adventistas- es una de las tantas organizaciones solidarias, apartidarias y sin fondos del Estado que recorren la Ciudad y la provincia de Buenos Aires asistiendo a los más necesitados. "La idea es ir donde están con galletas y algo caliente para tomar. Buscamos acompañarlos y facilitarles las cosas que necesitan o darles una ayuda más profunda. Las políticas recientes llevaron a muchas personas a una situación de calle. Se les complicó nuevamente por la quita de los subsidios y no pueden juntar plata para alquilar una habitación. Se nota que hay un aumento. Hay muchas familias, chicos, mujeres. También está viniendo gente de las provincias, algo que había mermado", describe Vaca.

"Las políticas recientes llevaron a muchas personas a una situación de calle"

Pablo Gualtieri, de Ni una persona más en la Calle, también hace una observación similar. "Este año lamentablemente notamos que hay más gente en situación de calle, más familias que hace un tiempo. Ya no hay sólo adultos, hay chicos, más familias viviendo en la calle que necesitan ayuda, que por diferentes cuestiones no tienen más acceso a un techo. A veces están en hoteles que les consigue la Ciudad, pero la verdad es que el 99% de la gente que encontramos está en la calle".

Embed
Caminantes de Buenos Aires es una organización atípica. Nació de la mano de Leandro Castro Vila y su esposa Mariana Ronco, quienes le empezaron a dar de comer a una persona en situación de calle cerca de su domicilio en Caballito y lo ayudaron a salir de la indigencia. Luego de esa experiencia se fue sumando más gente y avanzaron por la zona de Primera Junta, Parque Rivadavia, Flores y Plaza Congreso, uno de los "puntos neurálgicos" en la Ciudad junto a Retiro y Constitución. "Hace muchos años que venimos laburando, pero la verdad es que la situación en los últimos meses se está tornando cruda. Antes, si iban a un bar, algo de comer enganchaban. Ahora a ese bar, con todos los aumentos de tarifas que tiene que afrontar, con la caída en las ventas, no le sobra nada. Ya ni siquiera se pueden llevar el pan duro, no tienen ni siquiera para lo mínimo. No te digo que estamos en el 2001, pero parece que estamos yendo para allá. En los últimos meses aumentó un 20% la cantidad de gente a la que le damos de comer".

"En los últimos meses aumentó un 20% la cantidad de gente a la que le damos de comer"

"En la zona que yo recorro repartiendo comida, que es el barrio de Almagro, veo generalmente 30-40 personas y ayer vi seis caras nuevas", aporta Mariela Fumarola, de la organización Caminos Solidarios.

Embed
El Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA) estimó que en el primer trimestre de 2016 hubo 1,4 millón más de nuevos pobres en el país. El kirchnerismo -que antes denostaba las estadísticas de esta casa de estudios-, salió a respaldar los números, mientras que el Gobierno -que solía citarlas- dejó de hacerlo. Algo similar ocurrió con el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), cuya independencia fue defendida por varios integrantes de la actual gestión, pero que ahora sigue sin dar números de pobreza, indigencia o inflación.

Lejos de la extendida percepción de las agrupaciones que asisten cada noche a las personas en situación de calle, desde el ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat de la ciudad de Buenos Aires, que conduce Guadalupe Tagliaferri, aseguran a minutouno.com que "la cantidad de personas sin techo se mantiene sin cambios desde hace cinco años. Son alrededor de 800". En enero de 2012 Clarín y La Nación dieron cuenta en sus páginas de esta estadística. Sin embargo para chequeado.com, un sitio web dedicado a verificar la veracidad de los datos suministrados por funcionarios públicos y entes estatales, esa información era "insostenible".

Comedor 1 Final.flv

"La cantidad de personas sin techo se mantiene sin cambios desde hace cinco años", dice Ciudad

Para las organizaciones este aumento de personas con necesidades insatisfechas implica reorganizarse, conseguir más comida, más donaciones y todo es a pulmón. "Estamos viendo cómo aumentar logísticamente la cantidad de comida que ofrecemos. En cada recorrida llevamos dos heladeras. Cada una de ellas tiene una capacidad de 32 litros y con eso alimentamos a 50 personas", explica Miguel Calissano de Amigos en el Camino.

Embed
"Queremos sumar una heladera más por recorrida y llegar a tres. El tema es que una más es una cocinera más, un auto que la pase a buscar, bandejas, cubiertos, etc", se lamenta.

Y añade: "Hay 20, 25 grupos que recorren la ciudad. Todos tienen la misma visión, tengas la extracción que tengas, vengas o no de una iglesia, hay más gente en situación de calle".

"Hay 20, 25 grupos y todos opinan que hay más gente en situación de calle"

Castro Vila, de Caminantes, también quiere cocinar más viandas, por lo que están en busca de una cocina industrial: "Antes cocinábamos para 100 personas y ahora lo hacemos para 130 y, así y todo, a veces no nos alcanza. Antes nos podía llegar a pasar alguna noche, muy de vez en cuando, que nos faltaran cinco viandas, porque aparecía, por ejemplo, una familia nueva que no teníamos prevista. Ahora nos empieza a faltar más que eso todos los días, y nuestros recursos son limitados. Incluso, el lugar físico para cocinar es limitado. Estamos en campaña para conseguir una cocina industrial para poder cocinar más. La realidad nos empieza a desafiar, no alcanza con la respuesta que estamos dando".

¿Observaste a más gente comien...

El Hogar Monteagudo aloja a hombres adultos que no tienen dónde vivir. Les tramitan el DNI y les consiguen la cobertura porteña de salud. Disponen de 115 camas y hoy cuentan con 200 personas en lista de espera. "Hay un 30 por ciento más de gente en la calle, aproximadamente. Familias enteras con hijos en lugares que antes ni había. Esto lo vemos en las recorridas por Parque Patricios, Constitución y Pompeya y de andar por la calle", cuenta el director Daniel Giménez.

"Hay un 30 por ciento más de gente en la calle"

Hogar Monteagudo.jpg
Como su nombre lo indica, la Red Solidaria está integrada por varias organizaciones que se turnan todos los días para atender la oficina callejera de Frío Cero, en Plaza de Mayo. "A Frío Cero está yendo mucha gente que no está en situación de calle, sino en riesgo social, pero por lo menos tienen techo. Con el perchero social pasa lo mismo", opina Calissano.

Castro Vila también se refiere a la gente que está al borde de la indigencia y se acerca. "Estamos empezando a notar que está creciendo otra vez el cartoneo y que hay cada vez más jubilados a los que ya no les alcanza para comer. Gente que vive de changas, que no está en la calle pero que igual no le alcanza. Siempre los hubo pero ahora hay más".

"Cada vez más jubilados a los que ya no les alcanza para comer"

"La campaña Frío Cero empezó semanas atrás y donde antes iban 50, 70, a lo sumo 100 personas a comer, había 200 personas comiendo. Es gente que no está en situación de calle, sino trabajadores humildes que están pasando un mal momento económico y se acercan a pedir comida. Es parte de algo que está pasando hoy: gente que está en el límite. Me llama la atención que no están en la calle pero se acercan. Están en el borde", alerta Fumarola.

Informe: María Julieta Rumi y Catriel Etcheverri