Las hermanas Rebecca y Courtney Grimshaw, quienes radican en Temecula, California, se enfrascaron en una competencia que casi les cuesta la vida, ya que consistía en ver cuál de las dos lograba ser más delgada.

Courtney Grimshaw tenía 12 años cuando comenzó a comer cada vez menos, mientras que su hermana Rebecca tenía 14. Las chicas comenzaron una competencia extrema a ver quién "adelgazaba más rápido".
Este absurdo reto surgió cuando Courtney, quien es la hermana menor, notó la gran atracción que despertaba su hermana con los hombres, por lo que se le acercó para pedirle una serie de consejos al respecto, siendo ahí cuando ésta le hizo saber que su falta de éxito con los hombres se debía a que estaba excedida de peso.
Embed

Courtney dejó de comer. A los 15, estaba esquelética. Rebbeca, que hasta ese momento no hacía ninguna dieta, se sintió "amenazada" por la delgadez de su hermana y comenzó a hacer lo mismo. La absurda competencia las llevó a comer apenas 350 calorías diarias y a hacer ejercicio por horas.

Embed

Rebbeca empezó a darse cuenta de lo perjudicial que era esa competencia y la abandonó. Sin embargo, Courtney continuó a tal punto que llegó a los 31 kilos y deseaba seguir adelgazando. Ante este panorama, la familia entera debió intervenir para internar a la joven, que ahora pelea por su vida.