Los obispos de las provincias de Chubut, Neuquén, Río Negro, Santa Cruz y Tierra del Fuego explicitaron su "profunda inquietud" con los aumentos dispuestos por el Gobierno, a través de una carta enviada a los ministros de Energía y de Interior, Rogelio Frigerio.
La nota lleva las firmas de Virginio D. Bressanelli, Obispo de Neuquén; Fernando Croxatto, Obispo Auxiliar de Comodoro Rivadavia; Marcelo A. Cuenca, Obispo de Alto Valle del R. N.; Juan José Chaparro, Obispo de San Carlos de Bariloche; Miguel Ángel D?Annibale, Obispo de Río Gallegos; Joaquín Gimeno Lahoz, Obispo de Comodoro Rivadavia; Esteban M. Laxague, Obispo de Viedma; José Slaby, Obispo de la Prelatura de Esquel; Fernando Bargalló, Obispo emérito de Merlo-Moreno; Marcelo A. Melani, Obispo emérito de Neuquén; Néstor H. Navarro y José Pedro Pozzi, Obispos eméritos de Alto Valle del Río Negro.

"Nos dirigimos a ustedes para compartirles nuestra profunda inquietud por los alcances, ciertamente no buscados pero sí causados, por los aumentos desmesurados de los servicios esenciales como son el gas y la electricidad", señalaron los obispos patagónicos.

"No nos cabe duda son aumentos que en algún momento debían darse, particularmente en los grandes centros urbanos que contaban con servicios subsidiados por el Estado, pero lamentamos que estos aumentos no hayan sido hechos gradualmente, sobre todo teniendo en cuenta que el invierno no es benévolo en la Patagonia y que en las provincias más australes del país se prolonga durante todo el año. Por eso se necesita imperiosamente gas y electricidad", subrayaron en la nota.