El Comité Ejecutivo, solo con Víctor Blanco, mandatario de Racing, como representante de los equipos grandes, resolvió pedir una visita al presidente de la Nación y apelarán la veeduría de la FIFA y la Conmebol.
La AFA vive otro día convulsionado que pone más dudas sobre el futuro del fútbol argentino. Tras la intervención "light" por parte de la IGJ, los dirigentes continúan con las reuniones que se dan en medio de rumores de renuncias.

El caos en Viamonte 1366 llevó a su actual presidente, Luis Segura, a tener que desmentir su dimisión. Mientras tanto, en Puerto Madero se llevó a cabo una nueva cumbre entre quienes impulsan la Superliga.

A primeras horas de la mañana, Segura manifestó que había que tomarse con tranquilidad el tema de los veedores de la IGJ y que había que evaluar bien los pasos a seguir pensando en lo mejor para el futuro de la AFA. Sin embargo, siente que su figura quedará vacía de poder, por lo que habría amenazado con renunciar a su cargo.

Para evitar que esto suceda, el presidente de Boca, Daniel Angelici, fue hasta la AFA para hacer cambiar de opinión a Segura y convencerlo que continúe hasta el final de esta intervención light. Tras el encuentro, el extitular de Argentinos Juniors ratificó que no renuncia al cargo.

En el medio, se comentó la posibilidad de que la Selección fuera dada de baja de la Copa América y que Boca pierda su lugar en la Copa Libertadores. Todo es fue desmentido por Segura.

Entre los que participan del cónclave en Puerto Madero se encuentran Angelici (Boca), Matías Lammens (San Lorenzo), Víctor Blanco (Racing), Armando Pérez (Belgrano), y Raúl Gámez (Vélez).

*Escrito por Ariel Giuliani, periodista ambito.com