El presidente de la Asociación del Fútbol Argentino se desdijo de sus propias declaraciones y ratificó la suspensión que impuso la Inspección General de Justicia (IGJ) de 90 días hábiles.
Luis Segura negó este martes enfáticamente su renuncia a la presidencia de la AFA como así también que se vaya a parar el fútbol por el involucramiento de la Inspección General de Justicia en esa entidad, además de precisar que las elecciones del 30 de junio "están suspendidas" y sostener que la apelación es "el último camino" que se utilizará para poder llevarlas a cabo.

"Yo no renuncio", aseveró el dirigente, quien al salir de la reunión de Comité de la AFA, en horas de la tarde, consideró que "estaban dadas las condiciones para las elecciones" y que "se podrían haber realizado", aunque también destacó que ahora "es un tema que hay que transitar por el camino que corresponde".

Embed
Segura afirmó además que "no hay ninguna posibilidad de que la selección no juegue la Copa América, no hay ninguna posibilidad de que se pare el fútbol y no hay posibilidad de que Boca no juegue la Copa Libertadores".

Sobre el final de la rueda de prensa que brindó en horas de la tarde, Segura amasó también la posibilidad de seguir en el cargo mientras dure la veeduría.

Embed
"Yo voy a seguir hasta las elecciones el treinta de junio, pero si esta situación prolonga el mandato y si es bueno para la AFA que siga hasta noventa días, lo haré", avisó. Al mismo tiempo, Segura dijo que la AFA recurrirá "jurídicamente lo de la IGJ" y negó que extiendan un reclamo ante la FIFA. "Esto lo tenemos que solucionar dentro de la AFA", sostuvo Segura en la conferencia.

Sin embargo, el Comité Ejecutivo resolvió por la tarde enviar sendas cartas a la FIFA y a la Conmebol.
Ya por la mañana fue Segura quien echó por tierra la posibilidad de que se ordene volver al seleccionado desde Estados Unidos como una medida de fuerza a la veeduría impuesta por la IGJ.

Embed
"Hay que descartarlo de plano", afirmó temprano al llegar a la AFA, pero por la tarde, en la rueda de prensa, avanzó aún más y confirmó que los torneos de ascenso aún en competencia van a continuar y Boca Juniors no tendrá problemas para jugar las semifinales de la Libertadores en julio ante Independiente del Valle.

Segura consideró que "hay cosas que están pasando que sería bueno que no pase". Al ser consultado si el Gobierno podría intervenir, Segura respondió: "Espero que no". Por la mañana había chicaneado al Gobierno en cuanto a que "no va a decidir los destinos del fútbol".