El proyecto de ley ómnibus que contempla el pago de las sentencias a los jubilados, solventado con el blanqueo de capitales y el Fondo de Garantía Sustentable, fue enviado este martes a la noche por el Poder Ejecutivo a la Cámara de Diputados y comenzará a ser debatido el jueves en un plenario de comisiones.
La iniciativa, que fue presentada ante la Mesa de Entradas de la Cámara baja a las 21.15, se comenzará a analizar el jueves en un plenario de las comisiones de Presupuesto y Hacienda y de Previsión Social con las presencias del titular de la Anses, Emilio Basavilbaso; del titular de la AFIP, Alberto Abad; del viceministro de Economía, Pedro Lacoste, y del secretario de Coordinación Interministerial, Mario Quintana.

Finalmente, y pese a que durante el día se barajo también la posibilidad de que ingresará por el Senado, el proyecto comenzará a ser tratado por la Cámara baja.

El texto contempla el pago a los jubilados que tienen sentencia firme y la recomposición de los haberes mal liquidados en los últimos años, lo que beneficiará a más de dos millones de ciudadanos de la clase pasiva, y la creación de una pensión universal de vejez.

Para solventar este pago el Gobierno utilizará los intereses que se cobren por el pago al blanqueo de capitales, y las utilidades del Fondo de Garantía de Sustentabilidad que genera unos 75.000 millones de pesos anuales.

Este fondo está integrado por el 15 por ciento de la coparticipación que se les retiene a las provincias, que será devuelto en los próximos tres años, y las acciones que tiene el Estado en empresas privadas -Clarín, bancos, Techint, Siderar, entre otras- como consecuencia de la estatización de las AFJP.