Jonathan Luna tenía cinco perfiles falsos y 1.700 contactos en la red social, el 95 por ciento eran chicas de alrededor de 12 años. Micaela Ortega también tenía otra identidad para evitar el control de su mamá.
Con la voz quebrada este semana, Mónica Cid, la mamá de Micaela Ortega, cuestionaba la demora para que desde Facebook les habilitaran el ingreso a la cuenta de su hija y poder saber con quién había mantenido contacto. La nena de 12 años fue encontrada muerta en la casa de Jonathan Luna de 26, tras treinta y cinco días después de desaparecida

"¿Cómo puede ser que Facebook tarde tan rápido en abrir una cuenta o crear un un perfil y tan difícil poder abrirlo?"
, se preguntó Cid, que asegura que antes de que su hija desapareciera ella controlaba su perfil y por eso ella se abrió otro con un nombre diferente.

La pregunta no es tonta. ¿Cuánto tardamos en abrir una cuenta de Facebook y qué necesitamos para hacerlo? Prácticamente nada: un nombre (verdadero o no), un correo (verdadero o no), una fecha de nacimiento (verdadera o no).

Registrarte.jpg
Fue a través de ese perfil falso que le ocultaba a su mamá, que Micaela se contactó con Luna, quien desde de uno de sus cinco perfiles se hizo pasar por una chica para lograr entablar amistad con Micaela desde febrero y así llegar a encontrarse con ella.

Jonathan Luna tenía 1.700 contactos en la red social, de los cuales un 95 por ciento eran chicas de la edad de Micaela según un informe de The National Center for Missing & Exploited Children, de los Estados Unidos, un organismo que trabaja contra la pedofilia y explotación de niños y colabora en la búsqueda de los que están desaparecidos.
Micaela tenía abiertas cuatro cuentas de Facebook, pero solo una, la "oficial"
"Si esta persona (por Luna) tenía perfiles de Facebook en los que ni siquiera se tomó el trabajo de ocultar su cara ni sus datos, más allá de cambiar algún nombre, evidentemente es porque nadie está buscando a nadie", manifestó en una radio de Bahía Blanca la abogada de la familia de Micaela, Fernanda Petersen, haciendo referencia a que Luna estaba prófugo desde 2014, cuando accedió a una salida transitoria del Establecimiento Ejecución Penal 2 de la ciudad rionegrina General Roca, donde estaba preso por robo, y no regresó.

jonathan-luna-asesino-bahia-blanca.jpg
Al igual que la madre de Micaela, Petersen cuestionó severamente que nadie haya pedido que se "aceiten los mecanismos para que Facebook de manera inmediata conteste lo que le pide una fiscalía de nuestro país", tras los varios días de demora para que se habilite la apertura del Facebook.

EL LABERÍNTICO CAMINO PARA PODER ABRIR UNA CUENTA DE FACEBOOK

Facebook, a través de la Dirección de Investigaciones Cibercrimen del Ministerio de Seguridad bonaerense, ya había aportado datos de tráfico, como accesos y conexiones a las cuentas y números de IP (identificación de computadoras), aunque es lo que se llama información "no sensible". Obtener el contenido es muchísimo más complejo, aún en casos como estos, donde está en juego una vida.

Confirmaron que Micaela tenía abiertas cuatro cuentas de Facebook, pero solo una, la "oficial", pudieron revisar sin advertirse nada que llamara la atención. En una de las otras tres, por testimonios y averiguaciones, establecieron que presenta más de 600 contactos desconocidos y que fue la última que empleó para comunicarse con su novio. Creían que en ese marco podían surgir pistas, pero no contaban con la contraseña, que solo puede habilitarla la central de la red social, con asiento en Atlanta, Estados Unidos. Ahí apareció el problema.

Embed
El fiscal debe plantear a la justicia de Garantías el pedido de apertura de cuenta a Facebook. Este planteo se debe canalizar a través de una autoridad de aplicación, que es el área de Cooperación Penal de Cancillería, que traslada el reclamo al país del norte, traducido al inglés. El organismo análogo estadounidense, a su vez, tiene que girar las actuaciones al juez competente de aquel territorio (Atlanta pertenece al estado de Georgia).

Una vez superada esta etapa, el magistrado debe analizar, primero, si la solicitud reúne todos los requisitos de la ley norteamericana. De lo contrario, habrá marcha atrás.

Si se cubren las formas, se traslada el pedido a Facebook y la empresa responde si acepta o no, aunque los antecedentes marcan cierta intransigencia en contra de los reclamantes. Se trata de medidas excepcionales.

Micaela Ortega.jpg
La pregunta que se hacía la mamá de Micaela se impone; "¿Cómo puede ser que Facebook tarde tan rápido en abrir una cuenta o crear un un perfil y tan difícil poder abrirlo?". Lógico o no abrimos un perfil en segundos, y a la hora querer abrirlo por pedido expreso de la justicia de un país y a partir de un caso de desaparición de una nena de 12 años, el camino está cruzado por la burocracia y una serie de pasos a seguir que pueden llevar días, en momentos deonde cada segundo es clave.

Víctima y victimario mintieron en la red social y se crearon identidades paralelas. Micaela para evitar los controles de su mamá, Luna para llegar a ella, sacarle información y engañarla, al igual que lo puede haber estado haciendo con las más de 1500 nenas a las que tenía como contactos.

La sensación es que fue Micaela, pero pudo haber sido cualquiera de las otras nenas que mantenían contacto con Luna. Estafas en Linkedin, agresiones y amenazas en Twitter, violaciones a la intimidad en Facebook, desvirtuan los sentidos con los que nacieron estas redes, las resignifican y las vuelven peligrosas. El riesgo es un hecho, la pregunta está abierta: ¿Cómo y quién debe combatirlos?