"Feliz por la convocatoria, gran orgullo representar a mi país y dejar el alma en la cancha vamos @Argentina!! gracias por el apoyo". Con estas palabras, el volante Guido Pizarro agradecía y celebraba su llegada a la Selección argentina gracias a la lesión de Lucas Biglia. Sin embargo, una marcha atrás le terminó cambiando los planes.

Embed
Biglia, una pieza clave en el mediocampo del Seleccionado, iba a ser desafectado del plantel al comprobarse que sufrió un desgarro. Pero su llamativa evolución en las últimas horas hizo que la convocatoria de Pizarro se frenara hasta terminar de definir el diagnóstico.

El jugador de la Lazio, de 30 años, fue sometido a una resonancia magnética que arrojó una rotura fibrilar que le demandaría más de tres semanas de recuperación, lesión que lo marginaba de la competición, a solo seis días del debut ante Chile, el lunes a las 23 en el estadio Levi's de Santa Clara.

En su reemplazo, el entrenador Martino eligió a Pizarro, mediocampista de 26 años surgido en Lanús, actual figura del Tigres mexicano y posible refuerzo de Boca Juniors, ya que es una debilidad del mellizo Guillermo Barros Schelotto, quien lo dirigió cuando ambos coincidieron en el Granate.

Por eso, si bien Pizarro ya celebró su convocatoria y tenía todo listo para viajar, en el cuerpo médico esperarán hasta el fin de semana para definir si Biglia se baja o no. Mientras tanto, el ex Lanús está al acecho y con toda la expectativa.