La canciller Susana Malcorra marcó las diferencias respecto al diálogo que mantenía la gestión de Cristina Kirchner con el Reino Unido. "Nada de ésto se va a hacer con oscurantismo", afirmó y admitió que "va a llevar más tiempo del que nos hubiese gustado".
La canciller Susana Malcorra aseguró este miércoles que el gobierno nacional está "cambiando el tono" respecto al diálogo que mantenía la gestión de Cristina Kirchner con el Reino Unido y sostuvo que el tema de la soberanía argentina sobre las Islas Malvinas "ni siquiera es una opción para decidir si se le da o no prioridad" porque, dijo, "es un mandato constitucional".

Embed
"Intentamos trabajar en el 80 por ciento" de aspectos en común con Gran Bretaña, sostuvo Malcorra, al exponer en un plenario de comisiones de la Cámara de Diputados, donde aclaró que "en el 20 por ciento" restante se busca "ver de qué manera uno puede establecer pequeños pasos de construcción de alguna confianza mutua, en el entendimiento de que la causa va a llevar mucho tiempo para resolverse".
Embed
En ese sentido, la canciller reiteró que el gobierno nacional "ha dicho claramente que Malvinas ni siquiera es una opción para decidir si le da o no prioridad" porque, dijo, se trata de "un mandato constitucional" y consideró que la cuestión "tiene un ámbito para resolverse que es las Naciones Unidas y es ahí donde hay que mantenerlo".
"Nada de ésto se va a hacer con oscurantismo", afirmó Malcorra, quien dijo que "va a llevar más tiempo del que nos hubiese gustado porque es un tema de una complejidad enorme".