La Asociación del Fútbol Argentino demostró que cuando quiere, se puede mover con rapidez y astucia. A menos de 24 horas de ungir cinco candidatos presidenciales y convenir enviar una carta a la FIFA y otra a la Conmebol explicando la situación con la Inspección General de Justicia, ambas misivas ya fueron escritas y firmadas por el presidente Luis Segura para que sean aprobadas por los dirigentes.
En los textos, la cúpula del fútbol argentino narra su versión de los hechos y denuncia que la veeduría de la IGJ no es tal sino que conforma una intervención, ya que la figura del veedor no existe. Además, expone una serie de motivos por la cual la situación de la entidad no ameritaba un avance gubernamental.

"El órgano Inspección General de Justicia tiene como función registrar y fiscalizar a las asociaciones que se encuentran en el ámbito de esta Ciudad de Buenos Aires. En decisión de aquella fecha 30 de mayo de 2016 la IGJ resuelve designar veedores a los efectos de analizar el estado de situación económico-financiero e institucional de AFA, y suspender la elección de autoridades fijada para el 30 de junio de 2016", explica el órganos rector del fútbol argentino en ambos textos, en los cuales busca rebatir la operación y denunciar la intervención, confirmando que se apelará la medida.

"La determinación de designación de veedores, cuestiona que los antecedentes reseñados para alcanzarla resultaron de carácter general, sin informar con precisión en qué habría consistido el desorden institucional, económico-financiero de la entidad", reclama la AFA.

Además, el texto intenta exponer que la veeduría (figura que según el órgano no existe, sino el de interventor), no está correlacionada con las asambleas de la entidad o con la forma de llevar los libros contables.

Seguí leyendo en ámbito.com.