Ana y Rafael se trenzaron en una situación romántica generada por ella: la hija de los Villalba ya no oculta su amor por el capataz.

Ana (Sabrina Garciarena) se jugó por el amor que siente por el capataz Rafael (Luciano Castro) y una situación violenta actuó como puntapié para acercarse a él en una escena romántica de Los ricos no piden permiso.

Es que Rafael evitó que Antonio (Juan Darthés) y Agustín (Gonzalo Heredia) se agarren a piñas y fue motivo suficiente para que Ana se acerque a él para agradecerle.

Seguí leyendo en RatingCero.com