La Justicia procesó y dictó la prisión preventiva de tres jóvenes universitarios acusados de vender éxtasis, en el marco de causas en las que se secuestraron 1.800 dosis de pastillas ilegales y entradas para varias fiestas electrónicas, entre ellas la Time Warp donde murieron cinco jóvenes en el complejo Costa Salguero.

Uno de los detenidos, estudiante de Farmacia, alegó en su defensa ser asesor de consumo de drogas legales por sus conocimientos farmacéuticos, pero el juez federal Luis Rodriguez lo consideró responsable del delito de comercialización de estupefacientes.

En el marco de una causa que se inició ante la sospecha de una "entradera" en el barrio de Mataderos, a un joven se le secuestraron 1800 pastillas y entradas a fiestas electrónicas, entre ellas, para la Time Warp.

Esa investigación por la supuesta entradera, posibilitó la detención de dos dos jóvenes universitarios, Jorge Leandro Gómez y Mariano Agustín Bossa.

Fuentes judiciales informaron que además de las 1.800 pastillas, también tenían brazaletes de entradas "VIP" a boliches bailables de Palermo y tarjetas de ingreso a las fiestas electrónicas como "Time Warp", "Tiesto In Concert", "Creamfields" y "Bayside Free Pass", de acuerdo a los voceros.

Embed
"La cantidad de sustancia incautada, aunado a los restantes elementos a los que de seguido habré de referirme, me permite arribar a la conclusión de que su destino no era otro que la actividad de comercialización", dice uno de los párrafos del fallo.


"A ello se le suma no solo la gran cantidad de dinero que fue incautado, circunstancia que me hace presumir que aquél provenía de la realización de transacciones ilícitas con estupefacientes, sino también el secuestro de entradas a locales bailables y fiestas electrónica", puntualizó el juez.

Además, el juez consideró que los hechos pueden llegar a resultar de interés probatorio para la causa que lleva adelante el juez Sebastián Casanello por las muertes en la Time Warp.

En otro expediente, el juez procesó con prisión a Nicolás Olivieri, un estudiante de farmacia a quien se le detuvo en un bar de la zona de Las Cañitas con 50 dosis de "MDMA", o "éxtasis" y un frasco de ácido sulfúrico en el interior de la mochila. Este último, para cotejar la calidad de las pastillas, según indicaron las fuentes.

Embed

"Olivieri era consciente de la tenencia del material en cuestión, al mismo tiempo portaba entre sus prendas sustancias químicas destinadas a la comprobación de la pureza del mismo y su presencia en el lugar en que fue detenido había sido previamente acordada a tal fin", dice el procesamiento dictado por el juez.

"Junto con la importante cantidad de pastillas secuestradas en su poder y el material estupefaciente incautado", que "se haya presentado ante estos estrados como un profundo conocedor de las diferentes reacciones químicas que el material genera al tomar contacto con el ácido sulfúrico de acuerdo con su grado de pureza y contenido, no puede ser dejado de lado al momento de resolver su situación procesal, por más que dicha sapiencia haya sido invocada haciendo mención a fines lícitos como serla implementación de un sistema de control de consumo responsable que nunca fue puesto en práctica, del que a su vez no existe registro alguno de su difusión y mucho menos de los integrantes de dicho emprendimiento", argumentó el magistrado.