Una mujer fue detenida acusada de haber asfixiado a su beba de nueve meses. Los investigadores sospechan de que también pudo haber asesinado a otros dos hijos años atrás.
La mujer fue detenida este viernes en la ciudad bonaerense de Tres Arroyos acusada de haber asfixiado a su beba de nueve meses y los investigadores sospechan que también pudo haber tenido participación en la muerte de otros dos hijos, que supuestamente padecieron muerte súbita años atrás, informaron hoy fuentes policiales.

Embed
La titular de la Comisaría de la Mujer y la Familia, subcomisaria Alejandra De Francesco, informó a Télam que la bebé es el tercer hijo de la mujer que muere entre 2009 y 2015 y que la investigación se inició luego de que un pediatra, enterado de los dos casos anteriores, realizó la denuncia por considerar sospechoso lo que sucedía.

Se trata de Silvina Cervetti, de 30 años, quien trabajaba como telefonista en una agencia de remis y fue detenida el jueves por orden del juez de Garantías Alberto Gallardo, a quien le llegó el pedido efectuado por el fiscal Gabriel Lopazzo en el marco de una causa caratulada "homicidio doblemente agravado por el vínculo y ensañamiento".

De Francesco detalló que en 2009 falleció un bebé de Cervetti, de seis meses; en 2012, otro y en 2015 la beba de nueve meses, todos en similares circunstancias que la madre describía como muerte súbita.
"La beba falleció un domingo y la madre llamó a la ambulancia que la trasladó sin signos vitales.

Embed
Cuando los médicos la vieron, a simple vista, no detectaron indicios de criminalidad, pero el médico a cargo del servicio sabía de los otros dos hijos fallecidos de la mujer y por eso efectuó la denuncia", relató la subcomisaria.

"Los otros hijos fallecidos también eran bebés y según esta mujer habían muerto ambos en las mismas circunstancias: ella dijo que les estaba dando comer y de pronto dejaron de respirar. Sabemos que la muerte súbita existe pero que es una eventualidad no una constante y menos en una misma familia", agregó la funcionaria policial.

De Francesco añadió que el hecho por el que la mujer está acusada es por el crimen de la última beba, ya que de los casos anteriores no hubo denuncia, por lo que judicialmente se decidirá si se avanza en la pesquisa sobre esos otros hechos.

Embed
Según detalló la subcomisaria, la investigación para determinar que la beba había sido asesinada demandó nueve meses, desde una denuncia presentada el 29 de junio de 2015 por uno de los pediatras que recibió a la niña en el Hospital Pirovano.
Tras ello, los pesquisas convocaron para analizar los peritajes del caso al médico forense Osvaldo Raffo, quien abrió la posibilidad de estar frente a un "homicidio".
"Me contacté con Raffo para que se agilice el tema de las pericias. Nos puso en contacto con dos peritos bonaerenses y ellos concluyeron que la muerte de la beba era traumática por asfixia, es decir un homicidio", remarcó.

Tras varias pericias, Raffo y el médico Adalberto Bonvicini, del Ministerio Público de Lomas de Zamora, coincidieron que se trataba de un crimen.