El ejemplar fue encontrado el miércoles varado en una zona de difícil acceso en la margen izquierda del Río Paraná de las Palmas. Lo liberaron en la Reserva de Punta Rasa.
El elefante, de 2 años y un peso de 400 kilos, fue alojado tras su hallazgo en el centro veterinario de la Fundación Temaikén para su rehabilitación y asistencia sanitaria, ya que presentaba signos de agotamiento y principio de deshidratación.

Desde allí, con la colaboración logística de la municipalidad de San Fernando y la Fundación Mundo Marino, se trasladó a la reserva de Punta Rasa, en San Clemente, donde fue devuelto a su hábitat natural.
El animal llegó al Delta después de perder el rumbo de su ruta migratoria proveniente desde el sur de las costas argentinas, donde pasan la temporada de cría, hacia aguas más cálidas.

elefante marino
Como todas las especies de las costas bonaerenses, el elefante marino está amenazado debido a la actividad pesquera –suelen engancharse con las redes-, los derrames de petróleo y el cambio en el medio ambiente que modifica las corrientes y las mareas influyendo en su comportamiento, lo que se acentúa en ejemplares jóvenes e inexpertos.

La Red de Rescate de Fauna Marina tiene como principal objetivo asistir a las especies marinas afectadas por diversas causas, contribuir a rehabilitar su estado de salud y reintegrarlas a su hábitat natural, articulando la participación del Estado con las organizaciones que trabajan en la conservación de la biodiversidad y cuidado del ambiente.

Embed
Las especies vinculadas a las actividades de la Red Oficial de Rescate de Fauna Marina pertenecen al grupo de los Pinnípedos (lobos, leones y elefantes marinos); Cetáceos (delfines y ballenas); Aves Marinas (pingüinos y petreles) y Tortugas Marinas (laúd, verde y cabezona).