Es el único menor que vive en las Islas Out Skerriers. "Se hizo amigo de los patos", aseguran desde el Reino Unido. Lo controlan de cerca para que no caiga en la desesperación. Dos chicos que vivieron en lugar antes que él sufrieron problemas psicológicos.
Aron Anderson tiene 10 años y el las últimas horas su historia recorrió el mundo. Es que sin, saberlo, lo han bautizado como "el niño más solitario del mundo" por vivir en las Islas Out Skerries, un lugar con tan sólo 76 habitantes donde él es el único menor.

Escoces.jpg
Su historia se dio a conocer en el Reino Unido con titulares como "El niño de 10 años que se hizo amigos de los patos" o "El solitario niño que es el único alumno en su colegio". Aron carga con el peso de la soledad y además con la total atención de los adultos que lo rodean para ver que no caiga en la desesperación. Dos chicos que vivieron en lugar antes que él sufrieron problemas psicológicos.

La islas de Out Skerries están más cerca de Noruega que de Escocia. Son un grupo de cuatro islotes en total: Bound Skerry, Grunay, Buray y Housay. Solo estas dos últimos son habitadas. Están conectadas por un puente y comparten a los 76 habitantes, que viven de la pesca y compran todo lo que necesitan en dos pequeños comercios.

escoces 02.jpg
La isla cuenta con una escuela, con su parque de juegos, aula y un banco que tiene todos los días sólo dos visitantes: la maestra y Aron.

escoces 04.jpg
Sin embargo, a través de las redes sociales, Aron encontró el cariño de distintas personas del mundo. Una nota publicada por la web francesa Doolittle reveló que el pequeño comenzó a recibir cartas y regalos en la Navidad del 2015, y desde entonces no han parado de llegar. Los obsequios llegan desde países como Estados Unidos, Rusia, Canadá o Hungría, ante la incrédula mirada de los padres.