El volante reveló que sus compañeros lo cargan porque no patea nunca al arco pero este domingo en la última jugada del partido ante All Boys marcó el gol que le dio el ascenso a Primera División tras doce años.
"No pateo nunca al arco y me cargan por eso pero Dios me dijo 'pateá' y se clavó en el ángulo", relató el "Cholo", que con el golazo que convirtió a los 49 minutos del segundo tiempo para el triunfo 2-1 sobre All Boys concretó el ascenso de la "T" a la máxima categoría.

talleres vuelta a primera
"Se lo dedico a mi viejo que tenía el sueño de que juegue y me retire acá. Después de veinte años de carrera, terminar así es una bendición. Soy un agradecido al fútbol", agregó Guiñazú, quien a los 37 años sumó un nuevo logro a su largo recorrido.

"Estuvimos muy firmes y sólidos durante todo el torneo. Este es un grupo grande, humilde y feliz",
valoró el cordobés.

Embed
En este sentido, Guiñazú recordó la grave lesión en el maxilar que sufrió a los tres días de arribar al club desde Brasil. "Cuando me pasó eso pensé en mil cosas pero este grupo me dio fuerzas para seguir", concluyó.