Además tiraron huevazos en la dirección. Se llevaron 60 netbooks, un costoso proyector, cámaras de fotos y televisores además de una chequera. No es la primera vez que lo sufren.

La comunidad de la escuela número 105 de la localidad bonaerense de Castelar no pudo asistir normalmente a clases este lunes debido a que malvivientes desvalijaron y vandalizaron las instalaciones. Los delincuentes se llevaron del establecimiento educativo de Lillo entre Avellaneda y Arieta no sólo artefactos tecnológicos si no que los alimentos del comedor escolar.

Embed
"Se llevaron hasta la carne del freezer", contó María Rosa, secretaria de la institución, a C5N. "Robaron hasta cuchillos de cocina, platos, cubiertos", detalló la docente quien comentó que no es la primera vez que son víctimas de un robo, esta vez con la alevosía de la destrucción ya que hasta tiraron "huevazos" a las instalaciones lo que provocó la indignación de una madre en redes sociales.

Embed
Entre los elementos de mayor valor, señalaron que sustrajeron 60 netbooks, un cañón para proyectar material educativo, cámaras de fotos y televisores que costosamente fueron adquiriendo para incorporar las nuevas tecnologías a la educación de los alumnos.

Escuela Castelar
Mientras la directora tramitaba ante autoridades bancarias que den de baja una chequera, la secretaria informó que redoblarán los aesfuerzos para que este martes se dicten las clases normalmente.