Nació con nevus congénito, un lunar grande que abarca la frente y el cuero cabelludo. Es benigno pero puede provocarle enfermedades más severas, como melánoma o daños neurológicos. María, su mamá, lucha para completar la segunda operación.
A Franco le colocaron -el 18 de febrero- tres expansores, el paso previo a someterlo a una nueva operación para extraerle una parte del lunar. Pasó el plazo previsto de tres meses y sin embargo el Instituto Obra Médica Asistencial (IOMA) aún no autorizó una nueva intervención.

A partir de esta situación, su madre María y su familia iniciaron una campaña en la plataforma change.org para juntar firmas y exigirle a la obra social que autorice la intervención.

"El 11 de mayo me presenté en Ioma, pero ellos me dijeron que habían aprobado solo 10.000 pesos, que no cubre todos los gastos que hacen falta para operar a Franco"
, explicó María al portal marplatense 0223 de la ciudad de la que son oriundos.

Embed
La mujer contó que los expansores ya cumplieron la función que debían y ahora es necesario retirarlos ya que "pueden infectarse o reventarse". La semana pasada le dijeron desde la obra social que entre este jueves y viernes podría tener respuesta a su reclamo.

"No puedo esperar más, así que decidí iniciar esta campaña y hacerlo público. Y si no tengo respuestas sacaré un crédito para poder operar a mi hijo", dijo desesperada.

Esta intervencipón no será la definitiva para terminar de extraerle el lunar a Franco. Ya se había hecho una en 2014 y deberá hacerse "dos o tres más" para completar el proceso. "Esta es la primera vez que tengo un problema con Ioma, siempre me cubrió todo", recordó.