Lo confirmó el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó. El kirchnerismo las había sacado de la órbita de la Agencia Federal de Inteligencia el año pasado y se las dio a la Procuración General de la Nación, que maneja Alejandra Gils Carbó.
El presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, confirmó este martes que "hay una idea del Gobierno" para que la Agencia Federal de Inteligencia (AFI, ex SIDE) recupere el control de las escuchas telefónicas, pero aclaró que "no está dentro de la agenda legislativa de los próximos dos o tres meses" tratar este tema.
Embed
"Hay una idea del Gobierno. Lo estamos discutiendo, por supuesto que es una herramienta importante usada como corresponde, pero siempre está la discusión sobre quién tiene la competencia sobre esta cosa tan sensible", señaló.
Monzó reconoció que el manejo de las escuchas por parte de la ex SIDE "puede ser un tema que se esté discutiendo en el Gobierno y que se esté discutiendo en el propio organismo", pero remarcó que "no hay ninguna decisión ni en el Congreso ni el Poder Ejecutivo de ir adelante en este momento", con este tema.
Embed
En declaraciones a Vorterix, el dirigente de origen peronista sostuvo que "lo deja tranquilo" que la AFI vuelva a manejar las escuchas con la actual estructura de Inteligencia porque, argumentó, "es el Ejecutivo el que puede tergiversar o no estas herramientas".
"Lo que se haga con estas cosas mucho tiene que ver con quien conduce el país y a mí me deja tranquilo el presidente de la Nación (Mauricio Macri), él no va a usar esta herramienta para fines distintos de los que se tiene usar", añadió.
Monzó también destacó que "hay varios proyectos en el Congreso, tanto en la Cámara de Diputados como de Senadores" sobre el manejo de las escuchas, no obstante agregó que "no" cree "sea tratado dentro de la agenda legislativa dentro de los próximos dos o tres meses".
El kirchnerismo sacó de la órbita de la ex SIDE el manejo de las escuchas en marzo del año pasado y se las dio a la Procuración General de la Nación, que maneja Alejandra Gils Carbó.