Se trata de Carlos Limolle, un hombre de 40 años condenado a cadena perpetua por asesinar a su esposa en 2010. Un médico grabó cuando le pidió $5.000 para no hacerle una "causa" por droga.
Carlos Roberto Limolle hizo unas 15 llamadas simulando ser el oficial Castro de la Seccional Primera (luego dijo llamarse Carlos Andrada). en el enésimo intento, realizado a un mérdico, pidió unos $5.000 para no hacerle una causa por drogas a su hijo y si bien la víctima accedió al pago, también se dio cuenta de que se trataba de un engaño y lo grabó.

audio1.mp3
La negociación fue en buenos términos hasta que concretaron la entrega del dinero en avenida Alem, frente a la bodega López Peláez, en la zona de La Rioja Chica, en Concepción, Capital. Allí, una chica con campera de cuero marrón supuestamente llamada Andrea, esperaría para recibir la plata.

Lo que nunca imaginó Limolle es que había llamado a un médico que tiene un hijo, pero de apenas 2 años. El profesional le siguió el juego y grabó todo en su teléfono. Cuando pactó la entrega de la plata, avisó a la Policía e instantes después, pesquisas de Seguridad Personal al mando del comisario Gregorio Díaz, le caerían encima a esa chica de 17 años , cómplice de Limolle, que no dudó en señalar a su tío como mentor de la maniobra, dijeron fuentes policiales en diálogo con Diario de Cuyo que publica este martes la noticia.

Embed
El lunes por orden del juez de Instrucción Guillermo Adárvez, los mismos policías llegaron hasta la exenfermería de la Cárcel de Chimbas donde Limolle está alojado y secuestraron dos teléfonos celulares, un chip y dos cargadores. Estaban envueltos en bolsas de nailon ocultos en el inodoro y la mochila del baño, precisaron.

El 25 de septiembre de 2013, Limolle fue condenado a perpetua por matar a golpes de puño, cascotes y una piedra, a su mujer Alba Pizarro (33), la mañana del 27 de octubre de 2010, en Rawson. Ahora, puede sumar otra condena, por estafa.