Una integrante de la Tupac Amaru comenzó este martes una huelga de hambre para denunciar las condiciones de detención en la que se encuentra en la Comisaría de la Mujer de Jujuy.
Se trata de María Molina, quien fue detenida hace poco más de un mes en el marco de una causa por un enfrentamiento entre grupos ocurridos en 2007.

Según denunció la organización Tupac Amaru sobre las condiciones de detención, a Molina la obligan a dormir en el piso, a pesar de haber llevado su propio colchón y de sufrir una hernia de disco; llueve dentro de su celda y no cuenta con calefacción ni agua caliente.

"Desde la Tupac Amaru exigimos la inmediata libertad de la compañera, que se respeten las condiciones mínimas de detención de todas las personas privadas de su libertad en la provincia y el cese de la persecución política", manifestaron a través de un comunicado de prensa.

Embed
Al respecto de dicha situación, en la que también denuncian que se encuentra Milagro Sala y las internas del penal donde está alojada, señalaron que hacen "directamente responsables de la integridad física de nuestra compañera al gobernador Gerardo Morales, al presidente Mauricio Macri y a su ministro de Justicia Germán Garavano".

La causa por la que se encuentra detenida la integrante de la Tupac Amaru tiene que ver con un confuso hecho con arma de fuego entre dos bandas, sucedido el 27 de octubre de 2007, en el Barrio San Francisco de Alava, de la capital jujeña, tras el cual se abrió una causa por "homicidio en grado de tentativa" en la que se imputó inicialmente a Jorge Rafael Páez y Fabián Ávila.

Páez permaneció prófugo hasta mediados de febrero de este año, siendo capturado en Salta y luego extraditado a la provincia y alojado en el Servicio Penitenciario provincial.

En el marco de dicho proceso, el juez que lleva adelante la causa, Pablo Pullen Llermanos, imputó a Molina por "encubrimiento agravado" y ordenó su detención partiendo, según afirmaron desde la organización, de una "única prueba" que fue la declaración testimonial de la hija de Páez, quien habría vinculado a la integrante de la Tupac con el prófugo.

Embed
La declaración es de Yesica Paéz, hija de Jorge Rafael Páez, detenido por tentativa de homicidio y beneficiado por el mismo juez con prisión domiciliara tras haber denunciado a Milagro Sala.

En ese marco, desde la Tupac Amaru sostuvieron que "el juez Pullen Llermanos utiliza a personas privadas de su libertad con elevadas penas para que denuncien a integrantes de la Tupac Amaru a fin de tener argumentos -aunque absolutamente endebles- para detener a éstos últimos".

Por otro lado, afirmaron que "a pesar de llevar Molina más de un mes detenida, y no mediar razón, el juez le negó el cese de detención primero y el pedido de traslado al penal de mujeres después".

Las condiciones de detención que atraviesa Molina, ya había sido denunciada por la Presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento del Mercosur, Julia Perié, en enero tras visitar en la Comisaría a Milagro Sala cuando todavía se encontraba allí detenida, luego de lo cual fue trasladada al Penal de Mujeres de Jujuy.