La policía encontró el cuerpo de la madre sobre un charco de sangre seca en el suelo de la habitación y con un "gran desgarro en el pecho".
Un adolescente de 17 años, residente en Pennsylvania, EE.UU. mató a su madre, se sentó a ver la televisión, se dio una ducha y después llamó a la Policía. Ese fue el frío relato que ha difundido la Policía del condado después de que el joven identificado como Jacob Taliaferro, los llamara a las 5 de la mañana para decirles que había apuñalado a su madre con un cuchillo de cocina.

Embed

Cuando los agentes de la policía llegaron a la casa encontraron a la mujer sobre un charco de sangre seca en el suelo de la habitación. Según los investigadores, el cuerpo de la madre mostraba un "gran desgarro en el pecho".

El joven, quien se hace llamar en Facebook como Jacob "Siente el dolor", dijo a los investigadores que apuñaló a su madre en el pecho y después la estranguló con una cuerda hasta que murió.

"Taliaferro indicó que comprobó su cuello y descubrió que no tenía pulso", según los documentos de la detención. El joven declaró que después de ver la televisión un rato, se dio una ducha y llamó al 911 para entregarse a la policía".

Embed

Los fiscales acusaron Taliaferro como autor de un asesinato y el juez le mandado al Centro Correccional del Condado de Líbano.


En el momento que ocurrieron los hechos nadie más se encontraba en la casa, según aseguró el fiscal del condado, David Arnold. El propio fiscal dijo que no cree que un problema de salud mental haya influido en la decisión del menor. "Cuando haces algo como esto, obviamente, algo ha ido un poco mal en su vida".

"Taliaferro tuvo problemas con su madre, pero nunca habría imaginado que hiciera algo así", manifestó una de las mejores amigas de su la madre.