El hombre, después de recibir cachetadas, piñas y patadas por parte de la mujer, le pegó violentamente en Ekaterimburgo, Rusia. Como si fuese poco, persiguió a otra que intentó ayudar a la chica que estaba en el piso.