El animal rescató a sobrevivientes del atentado perpetrado el 11 de septiembre 2001. Además, colaboró en las operaciones de rescate tras el paso del devastador huracán Katrina. A sus 16 años, fue sacrificada en una veterinaria de Houston y despedida con honores.

Bretagne era la última perra que participó de los operativos de rescate tras los atentados a las Torres Gemelas ocurridos el 11 de septiembre de 2001 y debió ser sacrificada en una clínica veterinaria de Houston. Es que la Golden Retriever tenía 16 años y padecía múltiples enfermedades que deterioraron su calidad de vida.

bretagne.mp4
El can tenía apenas dos años cuando junto a su instructora Denise Corliss formó parte de las operaciones de rescate de la Texas Task Force 1, que fue enviada a Nueva York luego del derrumbe de las Torres Gemelas, en busca de eventuales sobrevivientes

"Cuando llegamos al World Trade Center no creía lo que tenía ante mis ojos", recordó Corliss en una reciente entrevista. "Luego miré a Bretagne y ella reaccionó rápidamente, estoicamente, y comenzó a trabajar", añadió

La perra también formó parte de las operaciones de rescate luego del paso devastador del huracán Katrina en Nueva Orleans, Luisiana. Lo mismo ocurrió con el huracán Rita en Texas, y en otras graves tempestades de los últimos años.

El lunes pasado, cuando llegó el momento de la eutanasia para Bretagne, bomberos y socorristas se reunieron para darle el adiós a la perra heroína, al ingresar al Fairfield Animal Hospital, donde le aplicaron la inyección letal. Muchos lloraron cuando el cuerpo de la perra, envuelta en una bandera estadounidense, salió de la clínica.