"Casi 3 millones de personas trabajaron en ese bastón. Recorrimos todas las provincias, la gente dejó mensajes de aliento y alegría al Presidente, pero Macri no lo recibió", lamentó el orfebre por Radio 10.
El orfebre Juan Carlos Pallarols empleó once meses de trabajo y viajó por las 24 provincias a fin de que habitantes de todo el país sumen un golpe de cincel al bastón presidencial, pero Macri decidió no seguir con la tradición y no usó su pieza, sino que se quedó con el bastón confeccionado por el orfebre mercedino Pablo Tessore.
Embed
"Somos esclavos de los símbolos. Nadie se imagina a un director de orquesta sin su batuta. Son objetos que son símbolos", afirmó Pallarols en diálogo con Radio 10, luego de contar a través de un mensaje público que este martes el director de Ceremonial de la Presidencia, Darío Lucas, le devolvió el bastón que "durante 12 meses cinceló gran parte del pueblo argentino".
Embed
En tal sentido, informó: "Casi 3 millones de personas trabajaron en ese bastón. Recorrimos todas las provincias, la gente dejó mensajes al presidente, de aliento y alegría. Pero él no lo recibió".
"El bastón quedará en la Basílica de Santo Domingo, en las manos de la Virgen hasta que algún presidente quiera usarlo", detalló Pallarols.
pallarols.PNG
El orfebre enfatizó que el Presidente está "en todo su derecho" a no recibir el bastón, pero recordó que es "una tradición de 158 años" y que "para una nación que está por cumplir 200 años eso no es poca cosa".
"El bastón junto con las coronas de la Virgen y el Niño Jesús, serán entregadas en la Basílica de Santo Domingo para la Imagen de Nuestra Señora de las Malvinas, ya que las que tenía la Virgen fueron robadas hace pocas semanas, el Bastón quedara en Custodia de Nuestra Sra. hasta que algún Presidente quiera portarlo", escribió Pallarols.