La ex presidenta consideró que la iniciativa que impulsa el Gobierno es un "Caballo de Troya" que llevará a "la destrucción del sistema previsional". Además, cuestionó "la mordaza impuesta a periodistas" para evitar hablar de Panamá Papers.
La ex presidenta Cristina Kirchner calificó al proyecto de ley de pago a jubilados y blanqueo de capitales como "un auténtico bodrio legislativo" y lo definió como "un caballo de Troya" que en su interior contiene "la destrucción del Sistema Previsional Argentino, la inequidad tributaria, la ilegalidad, la opacidad y la inconstitucionalidad".

En una nota publicada a través de las redes sociales bajo el título "Para que nunca más digas que no sabías. Y que tampoco nadie te lo diga a vos", la ex mandataria se refirió así a la iniciativa del Gobierno que podría tener dictamen este jueves en la Cámara de Diputados.

"Estamos ante un verdadero Caballo de Troya", escribió Cristina, y calificó al proyecto como el "huevo de la serpiente para la destrucción del Sistema Previsional Argentino (SIPA), la inequidad tributaria al eliminar impuestos progresivos (bienes personales y renta financiera) para los que más tienen" y "la ilegalidad al excluir del blanqueo a los familiares de los funcionarios políticos".

Embed
Además, señaló "la inconstitucionalidad de la mordaza impuesta a terceros o periodistas, que piensen en desatar los nudos de los Panamá Papers".

En un mensaje a los legisladores del Frente para la Victoria, Cristina advirtió que "no" va a decirles "cómo tienen que votar" porque "son todos mayores de edad", incluso "algunos y algunas, legisladores desde los años 90, cuando quien suscribe votaba en soledad casi absoluta en los entonces bloques oficialistas".

"Sé que a algunos las presiones de todo tipo, aún las de dudosa legalidad, les resultan insoportables", les advirtió, y mencionó a los que creen que "su futuro político se juega en el resultado de una votación" o "ante las cámaras de televisión".

"Podés votar sola y hasta ser expulsada de tu bloque (como me pasó en 1997 cuando era Senadora nacional, algún legislador actual se debe acordar) y ser, no sólo la primera mujer Presidenta de la Nación, sino además ser reelecta por la mayor cantidad de votos de la historia", reflexionó.

Cristina Kirchner intendentes.jpg
En el mensaje, Cristina aludió a la preocupación trasmitida por el ex viceministro de Economía, Emmanuel Álvarez Agis, a través de las redes, que la condujo a reconocer que le confirma "sus peores temores" y cuestiona entre otros, "la mezcolanza de temas, blanqueo, jubilados, juicios, cambios de índices actualización y edades del SIPA, venta de acciones del FGS, derogación de impuestos progresivos, acuerdos fiscales con las provincias", entre otros.

"Un auténtico bodrio legislativo. Por método y por contenido. Poco común. Tal vez solo comparable, en mi experiencia como legisladora (1989-2007), con el famoso proyecto de 'super-poderes' para Cavallo, que nos enviara el Gobierno de la Alianza durante el año 2000. Cualquier coincidencia con la actualidad no es mera casualidad, sino absoluta causalidad", añadió.

Respecto de la eventual venta de acciones en empresas en poder del Estado que contempla la iniciativa, Cristina aludió a una reunión que mantuvo durante su presidencia y a pedido del empresario ítalo-argentino Paolo Rocca, titular del Grupo Techint, en la quinta presidencial de Olivos y en la que le pedía "recomprar el 26 % de las acciones de Siderar, una de las empresas del Grupo, que son propiedad del FGS de la ANSES" y por la que ofrecía "600 millones de dólares" y cuya respuesta fue negativa.

"Las acciones de Siderar siguen formando parte del Fondo de Garantía Sustentable (FGS)", recordó y agregó: "Siempre he sostenido, en privado y en público, que mientras fuera Presidenta no se iba a vender una sola acción que formara parte del FGS. No sólo por considerarlo vital para la sustentabilidad del sistema jubilatorio, sino también para la actividad macroeconómica del país", enfatizó.