Vestidos como empleados de Apple se camuflan entre los verdaderos trabajadores, se cuelan en las tiendas de los de Cupertino y roban decenas de iPhones. Con este modus operandi están amenazando las bandas de ladrones en Nueva York a Apple: sin levantar sospechas.
Los ladrones se infiltran en las tiendas de Apple camuflándose entre los empleados y acceden a las cajas del almacén donde se encuentran los productos.

Embed
Lo hacen sin levantar ningún tipo de sospechas, hasta colocándose detrás de los mostradores y pasando los productos a otros cómplices o miembros del equipo. Así robaron un total de 67 iPhones en una tienda del Upper West Side y otros 19 más en una del SoHo, según informa el NY Post.

Apple perdió más de US$50.000 en estos lotes robados, que incluían teléfonos sin etiquetar y sin bloquear. Uno de los empleados finalmente se percató del engaño y llamó a seguridad, pero los tres ladrones que sustrajeron los teléfonos en la tienda del Upper West Side huyeron antes de ser detenidos.