El cura villero también fue víctima del tarifazo e hizo una presentación para intentar evitar que se ponga en peligro la continuidad de su actividad de contención social. Le llegó un aumento del 300% que le resulta imposible de pagar.
El padre José María "Pepe" Di Paola recurrió a la Justicia para intentar frenar el fuerte incremento en la tarifa de luz de su parroquia San Juan Bosco, de San Martín.

El objetivo del sacerdote es que intervenga la Dirección General de Acceso a la Justicia ante la imposibilidad de pagar el incremento que registra la factura de energía eléctrica. Ante esta situación, pidió ser incluido dentro de la tarifa social.

Embed
En su presentación, el sacerdote explicó que su capilla "atiende a la población que vive en la villa La Cárcova, Villa Curita, Barrio Independencia y 13 de Julio", donde "se desarrollan actividades de carácter social, como apoyo escolar, escuela de oficios, servicios religiosos, actividades deportivas, recreativas y artísticas, asistencia jurídica y social, entrega de ropa y alimentos y otras actividades comunitarias".

En este sentido, advirtió que el aumento del 300 por ciento "podría afectar la continuidad de estas actividades", por lo que solicitó ser incluido en la tarifa social.

El reclamo se suma a otros similares formulados por los centros culturales porteños y el cura de la Isla Maciel, Francisco Olveira.