La Federación Alemana de Atletismo elevó una carta al Comité Olímpico Internacional (COI) en la que reclama la exclusión de los atletas rusos y keniatas de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, Brasil, de agosto próximo.
La Federación Alemana de Atletismo elevó una carta al Comité Olímpico Internacional (COI) en la que reclama la exclusión de los atletas rusos y keniatas de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, Brasil, de agosto próximo.

En la nota, que informó públicamente haberle presentado al titular del COI, el alemán Thomas Bach, la federación teutona dice hablar en nombre de los propios atletas y entrenadores frente a las sospechas que pesan sobre ambos países.

Embed
Las federaciones de Rusia y de Kenia fueron suspendidas por tiempo indefinido desde el 13 de noviembre por la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) en base a un informe independiente que sustentó esas sospechas.

A 55 días del inicio de los Juegos, la entidad debe expedirse a más tardar la próxima semana y no será una tarea sencilla, ya que debe conjugar la exigencia de luchar contra el doping con la posibilidad de dejar afuera a los atletas "limpios".

Embed
Alemania pidió al titular del COI "tomar muy en serio la preocupación expresada por atletas y entrenadores para garantizar la credibilidad e igualdad en Río".

Un pedido que puede tener un peso específico enorme en la reunión que la IAAF celebrará dentro de una semana en Viena, Austria, para determinar si mantiene o levanta la suspensión que pesa sobre
los deportistas de esos dos países.

Embed
Desde un primer momento, el gobierno de Moscú rechazó las acusaciones de doping de Estado contenidas en el informe de la comisión independiente ordenado por la Agencia Mundial Antidoping (WADA).

El de Nairobi, en cambio, sólo a fines de abril presentó un proyecto de ley para combatir ese flagelo, tal como le reclamó la WADA luego de que desde los Juegos de Londres 2012, cuarenta atletas keniatas fueron suspendidos por doping.

Embed
Clemens Prokop, titular de la federación alemana, pidió que se debata el derecho a participar de los Juegos "de atletas de países cuyos sistemas antidoping no respeten los estándares exigidos por la WADA, como Rusia y Kenia".