Uno de los jugadores más experimentados de Estados Unidos golpeó sin querer al árbitro chileno Julio Bascuñán desde atrás y obligó a detener el partido frente a Paraguay para que lo atiendan. Más tarde, y por otra jugada, el volante fue amonestado. Mirá el video.