La morocha se ofendió porque un empresario la pidió que afrontara los gastos de una cena en un lujoso restaurant.


Días atrás, Karina Jelinek bromeaba con sugerentes declaraciones sobre que los hombres la estaban "gigoleando" (o sea, haciendo pagar las cuentas o dividiendo gastos, como popularizó el famoso Javier Bazterrica).

Ahora se sabe el motivo oculto de sus frases, y tiene que ver con una cena que terminó afrontando de su propio bolsillo.

Seguí leyendo en RatingCero.com