El empresario José Vignatti arrasó este domingo en las elecciones de Colón de Santa Fe y es el presidente electo, pero apareció la barrabrava, generó incidentes y la celebración se postergó.
Debido a las escenas causadas por los violentos, el candidato de la Lista Tradición Sabalera fue retirado en patrullero y trasladado a la comisaría más próxima a la sede colonista con la finalidad de protegerlo.

En definitiva, a pesar del escándalo originado por los barras, Vignatti fue elegido por los socios sabaleros y vuelve a ser presidente de Colón tras 12 años.

presidente de colon incidentes.jpg
En la jornada de este domingo 12 de junio los socios del Club Atlético Colón fueron protagonistas de una nueva cita electoral, siendo convocados a las urnas para elegir con su voto los integrantes de la nueva comisión directiva que asume las riendas del club para completar los 3 años y medio de mandato que dejó vacante la conduccción que encabezó Marcelo Ferraro.

Con un total de 2277 votos, lo cual representa el 48,25 de los sufragios emitidos, Vignatti y la lista Tradición Sabalera fueron consagrados como nuevos dirigentes de Colón, superando por un porcentaje cercano al 30 por ciento a Luis Hilbert, Ricardo Magdalena, Sergio Sala y Gustavo Abraham, el resto de los participantes de la elección de este domingo.

Con este resultado, Vignatti vuelve a asumir la presidencia después de 12 años de ausencia, recibiendo la confianza de los socios a partir de lo que fuera su recordada gestión en la década del '90, cuando consiguió posicionar a la entidad en la Primera División, competir por primera vez a nivel internacional e inclusive realizar la remodelación del Estadio Brigadier General Estanislao López.

Tal y como se había anunciado oportunamente, Vignatti y el resto de la nómina Tradición Sabalera asumirán en sus cargos el próximo miércoles, luego de la realización de una Asamblea General en la que también se aprobará memoria y balance de gestión del primer semestre del 2016.

Embed

Minutos después de las 19, y cuando las primeras cifras oficiales daban cuenta de su amplio turno, el propio Vignatti se disponía a declarar ante los medios por primera vez como presidente cuando una situación lamentable empañó una jornada electoral que hasta ese momento había sido prolija e impecable.

Mientras intentaba decir sus primeras palabras tras conocer los resultados de los comicios, Vignatti y el grupo de dirigentes que lo acompañaba en el sector dispuesto para su agrupación comenzaron a ser víctimas de agresiones por parte de un nutrido grupo de violentos sabaleros que se encontraban en la zona.

Lo que comenzó con insultos derivó en el lanzamiento de objetos contundentes y empujones que obligaron la rápida intervención de los efectivos policiales presentes en el lugar.
En cuestión de segundos y tratando de resguardar la integridad física del propio Vignatti, los agentes subieron al presidente electo a un patrullero con el que fue trasladado hasta la Comisaría más cercana, donde permaneció durante largos minutos hasta que la situación se calmó.