El ex presidente de la FIFA Joseph Blatter, mezcló elogios y enigmas en torno a Julio Grondona, a quien a quien definió como una persona "querible" y "risueña" y le endilgó el error de haber contratado a Diego Maradona como entrenador del Seleccionado.
En un reportaje por el diario La Nación, Blatter reveló que Grondona se persignó cuando Diego Maradona fue sorteado para el control antidoping en el Mundial de Estados Unidos 1994 y aseguró que fue el entonces presidente de AFA y no FIFA quien decidió retirar al jugador de aquella Copa.

"Cuando se sorteó que Maradona debía ir al control antidoping, Julio se hizo la señal de la cruz y dijo 'que Dios nos ayude'", contó Blatter al periodista y recordó que "fue un momento de dudas" porque "nadie quería hacer una conferencia porque tenía miedo de que eso destruyera todo el Mundial".

Hablando en tercera persona aseguró que "Blatter no es un corrupto" y que "se intentó encantarme algo pero no se me encontrará nada que haya violado alguna ley suiza".

Asimismo, la causa la lleva adelante la fiscal Loretta Lynch de Estados Unidos, en el que están imputados tres empresarios argentinos Alejandro Burzaco y Hugo y Mariano Jinkis, y dos dirigentes, los ex secretarios generales de Conmebol, Eduardo Deluca y José Luis Meiszner.

En este contexto, Blatter negó conocer a Burzaco, mientras que en cuanto a Grondona, dijo que era una persona "querible" y "risueña" y que "siempre estaba ahí cuando se lo necesitaba".

Asimismo, Blatter pareció tomar distancia al responder con un "sin comentarios" cuando se le preguntó si Grondona era el Conspirador #10, como identifica el FBI a un imputado del FIFAgate y que tiene características del otrora poderoso mandamás de la AFA.

También lo hizo cuando se le preguntó si creía que Grondona estaría preso si estuviese vivo: "Lo que pasó, pasó. Grondona ya no está aquí. Déjenlo descansar, que descanse en paz".