"No andamos bien", definió el papa Francisco sobre el presente de San Lorenzo de Almagro, equipo del que es reconocido hincha, ante la arenga de un empleado del Programa Mundial de Alimentos, la oficina de las Naciones Unidas contra el hambre que el Pontífice visitó este lunes en Roma.
De esta forma le respondió a un fanático que, a lo lejos, le gritó: "Vamos San Lorenzo", antes de volver a la ciudad del Vaticano.

Las alusiones de Francisco al equipo de sus amores son frecuentes en sus encuentros con los fieles argentinos, que suelen llevarle camisetas y otros objetos de devoción "azulgrana" en las audiencias generales de los miércoles en la Plaza San Pedro.

A comienzos de mes, incluso, el lateral derecho del equipo de Boedo, Julio Buffarini, participó de una de los tradicionales audiencias y destacó en las redes sociales los "momentos únicos con la familia" que vivió junto al Papa.

Embed