La comisión directiva del club catalán aprobó el acuerdo extra judicial alcanzado con la fiscalía por dos delitos contra el fisco. Deberá pagar 5,5 millones de euros en concepto de multa y los 9,3 millones evadidos en el marco del fichaje de Neymar.
La comisión directiva del Barcelona aprobó con catorce votos a favor, dos en contra y dos abstenciones el acuerdo al que los servicios jurídicos de la entidad llegaron con la Fiscalía y la Abogacía del Estado por el caso Neymar, según anunció Josep Maria Bartomeu, presidente del club.

De esta manera el Barcelona admite dos delitos contra la Hacienda Pública (en los ejercicios 2011 y 2013) en el fichaje del delantero brasileño Neymar da Silva y acepta pagar una multa de 5,5 millones de euros.

A esos 5,5 millones hay que sumar los 9,3 millones evadidos en aquellos dos ejercicios. En total 14,8 millones, de los que el club ya pagó 13,5 millones en una declaración complementaria que presentó nada más conocer su condición de imputado.

Bartomeu explicó en conferencia de prensa que la decisión que tomó la junta se someterá "a la aprobación de la próxima asamblea", que deberá refrendar la actuación de la directiva en este asunto. "Si los socios dicen que la gestión no está bien hecha, nos marcharemos", ha asegurado.

"Quiero hacer constar que no ha sido una decisión fácil. En todo momento, la hemos tomado pensando en lo mejor para el club", subrayó el presidente de la entidad azulgrana, que en todo momento evitó hablar de delito fiscal y preferió denominarlo "error de planificación".

Embed
Además, defendió su inocencia y la del ex presidente Sandro Rosell, hasta hoy imputados en la causa: "Ninguno de los dos presidentes participamos en la planificación fiscal del fichaje de Neymar".

En cualquier caso, Bartomeu cree que este acuerdo beneficia al Barcelona en el otro contencioso relacionado con la contratación del internacional brasileño. Ya que DIS, que tenía el 40% de los derechos federativos de Neymar, inició una querella contra el Barça y el Santos porque cree que simularon el precio del traspaso para ahorrarse parte de lo que le correspondía a este fondo de inversión.

"Ahora ya conocemos con qué cartas se juega la partida. Sabemos que esos 40 millones (los que el FC Barcelona pagó a N&N, la empresa de los Neymar) es salario del jugador, no indemnización, y esa interpretación nos beneficia en el contencioso con DIS", destacó.

Bartomeu, que no ve peligrar la renovación de Neymar con el Barça por este asunto, ha asegurado que no se arrepiente de haber contratado al jugador. "Quizá cambiaríamos a algún asesor, pero volveríamos a fichar a Neymar", ha concluido.