La nena de 13 años que fue abusada y atropellada en Tandil "evoluciona bien, dialoga y está tranquila. De hecho, está en condiciones de pasar a una habitación común en cualquier momento", según fuentes del hospital de Mar del Plata en el que se encuentra internada.
"Está estable, compensada, derivada de cuidados moderados, con apertura ocular espontánea, orientada, eutérmica, con escoriaciones en miembros, cara y abdomen. Evoluciona bien, respondiendo al interrogatorio, evaluada por neurocirugía y salud mental. A la fecha tolera bien, dialoga, se halla tranquila, con asistencia multidisciplinaria y con tratamiento específico", detalló este lunes el parte médico.

En tanto, el abogado de la menor cuestionó al fiscal del caso, Gustavo Morey, y le reclamó que "escuche a la víctima".

Maximiliano Orsini le pidió en un escrito al fiscal que realice medidas de pruebas para avanzar en la acusación de violación y ratificó que la adolescente al despertarse el sábado en la unidad de terapia intensiva del Hospital Materno Infantil de Mar del Plata, donde se recupera de las lesiones, gritó que la "violaron todos" y que no quiere "vivir más".

"Vamos a ver qué hace el fiscal Morey ahora, si sigue escuchando al abusador o a la nena", sostuvo el letrado, y advirtió que "los abusadores buscan descalificar a la víctima".

Embed
"No tengo información sobre si hay imputados. No sé si Morey habrá imputado a alguien por estupro, si es lo que él sostiene. Nosotros vamos a sostener que la menor fue violada", aseveró.

Orsini aseguró que "hay una historia clínica que es contundente" sobre el ataque sexual a la niña de 13 años perpetrado en una fiesta privada el 5 de junio y dijo que presentó ante la fiscalía los informes médicos certificados de los hospitales Ramón Santamarina y de Niños Debilio Blanco Villegas de Tandil.


Embed

"Aportamos la historia clínica que expresa abuso sexual con ingreso carnal anal y vaginal, y por ello se le aplica protocolo de violación a la menor" de edad, dijo en declaraciones a radios de Tandil, y denunció que "a pesar de que los médicos llamaron a la policía, nunca acudieron al lugar". "La base de la investigación es preguntarle a la fiscalía si leyó la historia clínica. Si los médicos dicen que hay abuso sexual, con sangrado anal y vaginal y edema en el himen, entiendo que no hay consentimiento", manifestó.

En relación con la investigación que lleva adelante el fiscal Morey, Orsini dijo que "tiene tres testimonios, según le informaron al padre de Magalí, pero no me importan los dichos del fiscal, lo que me importa es lo que yo tengo en mi poder".

"La declaración de la víctima es fundamental, pero no se acercó nadie a tomarle testimonio", cuestionó. "La gravedad institucional por la que está atravesando la familia es que están siendo violados por la propia Justicia local", advirtió Orsini, y añadió: "No hacen informe médico legista para ver si es compatible y hay muchas desprolijidades en el accionar". El ser consultado sobre la posible vinculación entre el accidente y el ataque sexual, el abogado respondió: "Si el accidente está relacionado o no, lo debe investigar la justicia y determinar cómo fue el hecho, a través de pericias".

"Hubo un llamado de alguien, que no quiso dar su nombre por miedo, que dice que la combi salió de la calle de la quinta"
, afirmó.

Ayer Orsini dijo al diario Eco de Tandil que la víctima despertó el sábado en horas de la noche gritando que la "violaron todos" y que no quiere "vivir más", y afirmó que a raíz de la crisis de nervios que sufrió la adolescente se sacó la sonda y debieron atarla a la cama para que no se lastime.