Hace tiempo investigadores de la Universidad College de Londres desarrollaron una ecuación matemática para poder medir la felicidad. En ese momento la fórmula destacaba la importancia de las expectativas, pero ahora le agregaron dos factores clave: la culpa y la envidia.
La investigación, que se publicó en Nature Communications y cita ABC, informa que en el experimento las personas estudiadas jugaban apuestas para intentar ganar dinero y eran testigos de si otra persona ganaba o perdía las mismas apuestas.

En promedio, cuando alguien ganaba una apuesta era más feliz si el otro también ganaba que si perdía. Esta diferencia podría atribuirse a la culpa. Además, cuando un individuo perdía una apuesta era más feliz si el otro también lo hacía, diferencia que podría atribuirse a la envidia.

ecuación matemática felicidad.jpg
"Nuestra ecuación puede predecir con exactitud cómo la felicidad de la gente se basa no sólo en lo que les sucede, sino también en lo que les ocurre a las personas de su entorno", explicó Robb Rutledge, científico del Instituto de Neurología de la Universidad.

"En promedio, somos menos felices si otros consiguen más o menos lo que nosotros, pero esto varía mucho de una persona a otra. Curiosamente, la ecuación nos permite predecir lo generoso que será un individuo cuando se le pregunta cómo le gustaría dividir una pequeña cantidad de dinero con otra persona. Sobre la base de cómo la desigualdad afecta exactamente a su felicidad, podemos predecir qué individuos serán altruistas", agregó.