Desesperante por donde se la mire es la situación que vive el delantero de Quilmes, Sergio Hipperdinger, que tuvo que irse del departamento que habitaba por la deuda que el club mantiene con todo el plantel y actualmente se encuentra viviendo en lo de un socio del club que le dio asilo hasta que se solucione su conflicto.
El jugador de 24 años, oriundo de la localidad chaqueña de General José San Martín, es uno de los más afectados por la crisis que atraviesa el equipo del Sur del Gran Buenos Aires, cuyo jugadores no vieron un peso de su sueldo en lo que va del año, lo que motivó a realizar diferentes medidas de fuerza durante el último torneo, como no concentrar para los partidos y hasta dejar de entrenar.

Es que Hipperdinger, que llegó a Buenos Aires y los 15 años y realizó toda su carrera en Quilmes, primero tuvo que dejar de ayudar a su madre, luego debió recurrir a almorzar en el club por la imposibilidad de costear la comida y finalmente le llegó lo peor: en los últimos días lo echaron del departamento que habitaba por falta de pago.

Embed
"El dueño me había bancando ya siete u ocho meses, no le puedo decir nada. Estoy viviendo en lo de un hincha", relató el delantero en diálogo con FM Sur.

Uno de los tantos socios de Quilmes preocupados por la gravísima situacion institucional del club, le dio alojo a Hipperdinger, que así aguarda la oferta de algún club para emigrar del Cervecero y, de a poco, dejar atrás esta verdadera pesadilla.

Sumado a esto, el jugador admitió que ninguna voz oficial del club se comunicó con él y tampoco lo hicieron desde Agremiados, por lo que está afrontando este problema sin ningún tipo de ayuda institucional.