La Dirección General de Estadística y Censos del gobierno porteño informó que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) superó el 25 % en lo que va del año. Esta tarde, se conocerá la inflación del nuevo Indec luego de seis meses sin cifras oficiales.
El Índice de Precios al Consumidor de la Ciudad de Buenos Aires (Ipcba) registró una variación de 5% mensual, acumulando en lo que va del año una suba de 25,2%.

Con esta cifra, la trayectoria interanual de este indicador se aceleró hasta 44,4%, es decir, 3,9 puntos porcentuales por encima del mes previo, informó la Dirección General de Estadística y Censos del gobierno porteño.

De acuerdo con el informe, la inflación de los bienes respondió fundamentalmente al alza de los precios de los cigarrillos, los combustibles y los alimentos, entre los cuales se destacaron las subas en las verduras, los lácteos y los panificados.

Por su parte, los servicios reflejaron los ajustes en el valor del servicio de agua corriente, junto con el arrastre que dejó el incremento de las tarifas de transporte público de pasajeros, colectivo y tren. Le siguieron en importancia los aumentos en las expensas, en salir a comer afuera, en las cuotas de los colegios privados, y en el abono de telefonía fija residencial. Así, en los primeros cinco meses del año los bienes acumularon un alza de 21,3% y los servicios de 28,9%.

En términos interanuales, ambos agrupamientos aceleraron su ritmo de suba hasta 42,5% en el caso de los bienes, 4,2 puntos porcentuales más respecto del mes previo; y 46,1% en el de los servicios, también con un incremento de 3,6 puntos.

En cuando a las divisiones del Ipcba, en mayo se registraron aumentos en todas ellas, destacándose por su importancia: vivienda, agua, electricidad y otros combustibles; transporte; alimentos y bebidas no alcohólicas; y alcohólicas y tabaco, que en conjunto explicaron 65% de la variación mensual del nivel general.

En vivienda, agua, electricidad y otros combustibles se registró un aumento de 8,8%, al impactar sobre el grueso de los usuarios el alza de la tarifa del servicio de agua corriente, a la cual le siguieron en relevancia los incrementos en los gastos comunes de la casa y en los alquileres.

El rubro transporte registró una suba de 5,2%, obedeciendo principalmente al arrastre que dejaron los aumentos de los boletos de colectivo y tren, que comenzaron a regir desde el 8 de abril, junto con subas en los precios de la nafta, el gasoil y el GNC (gas natural comprimido).

La suba en alimentos y bebidas no alcohólicas promedió 3,8%, acelerando su ritmo de aumento respecto del mes previo, cuando fue de 1,8%; y los principales impulsos provinieron de las verduras, tubérculos y legumbres, con 15,3%; la leche, productos lácteos y huevos, con 6,9%; el pan y los cereales, con 3,4%; y las carnes sus derivados, con 2,1%.