Ocurrió en Mar del Plata. Dos hombres llegaron a cobrar el rescate exigido en una extorsión telefónica y se encontraron que la policía había cambiado los billetes por papeles. Los delincuentes huyeron sin saber que no tenían el dinero.

Según publicó el diario La Capital, dos delincuentes que extorsionaron telefónicamente a una familia lograron escapar de un operativo encubierto que había montado la policía en el centro de la ciudad de Mar del Plata.

Embed

Aunque los efectivos policiales no pudieron detener a los dos hombres el operativo no fue del todo adverso: ambos individuos huyeron con una bolsa que creían el rescate pero que en realidad estaba llena de recortes de papel simulando ser billetes.

Según consignaron fuentes extraoficiales, no fue un secuestro virtual característico, ya que los extorsionadores habrían realizado varias llamadas a la víctima en días diferentes.

Después de la denuncia de la víctima se le dio intervención a la fiscalía que autorizó a personal policial a tomar el rol del extorsionado y coordinar con los delincuentes el lugar de la entrega del "rescate". Las conversaciones derivaron en fijar el punto de encuentro en el centro.

Embed

De ese modo, los policías se apostaron en las cercanías y, tal lo acordado, dejaron una bolsa presuntamente repleta de dinero. Cuando los delincuentes llegaron lo primero, y único que hicieron fue dirigirse hasta ese sitio para tomarla y entonces se dejó correr el protocolo para este tipo de intervenciones, eso es: permitir que los delincuentes tomen el pago para poder imputar la consumación del delito.

Debido a que pueden darse imponderables propios del accionar delictivo, más aún en una zona tan poblada y transitada, se toma la precaución de no exponer el dinero en su totalidad. Apenas unos billetes previamente identificados junto con el resto de papeles. Y esta vez ocurrieron esas situaciones de riesgo.

Los delincuentes tomaron la bolsa y apenas notaron su contenido iniciaron una huida pese a la presurosa intervención policial. El escape lo hicieron a toda velocidad en el automóvil con el cual habían llegado y tuvieron éxito. Con una conducción temeraria salieron del centro y se perdieron pese al intento de los policías de distintas dependencias que intentaron interceptarlos, informó La Capital.