La niña que pasó casi diez días internada tras aspirar purpurina fue dada de alta este miércoles al mejorar su estado de salud, aunque deberá seguir con controles médicos ambulatorios.
Así lo aseguró Néstor Sosa, padre de la niña de casi 2 años que estuvo en riesgo de vida por las insuficiencias respiratorias graves y otras complicaciones que padeció tras la ingesta accidental de purpurina.

Embed
La niña estuvo internada en el hospital de la Madre y el Niño de La Rioja, donde los médicos la atendían en interconsulta con el hospital Garrahan de Buenos Aires.

La menor de edad aspiró purpurina mientras jugaba cerca de su madre, docente, quien preparaba trabajos para la escuela.

Embed
Sosa informó que el estado de salud de su hija es "óptimo" y seguirá bajo control médico ambulatorio. El caso, que no es el único porque hubo un bebé de ocho meses que directamente la ingirió, reflotó la existencia de una ley provincial que desde hace un año prohíbe el uso de la purpurina en las escuelas.
En tanto, la municipalidad de La Rioja intenta prohibir directamente su venta.