Michel Temer, fue acusado de pedirle dinero al ex titular de la empresa estatal Transpetro para que le ayudara a financiar, con sobornos pagos por una empresa constructora, campañas de su partido político en 2012.

El presidente interino de Brasil, Michel Temer, pidió sobornos en el marco del fraude montado en torno a la estatal Petrobras, afirmó a la justicia uno de los delatores de esta trama, quien involucró en su confesión a numerosos políticos.

Sergio Machado, expresidente de Transpetro, subsidiaria de Petrobras, afirmó que Temer le pidió personalmente recursos ilícitos, provenientes del esquema corrupto que operaba en la petrolera, para financiar la campaña de un diputado federal a la alcaldía de Sao Paulo en 2012.

Embed

En un documento, Machado relata a la fiscalía que se reunió con Temer y éste le solicitó "recursos ilícitos de las empresas que tenían contrato con Transpetro" para la campaña de Gabriel Chalita, por el valor de 1,5 millones de reales (alrededor de USD 431.000 al cambio actual).

Temer, quien asumió la presidencia provisoriamente mientras se resuelve el juicio de destitución de Dilma Rousseff, negó toda vinculación con el esquema de sobornos que durante una década drenó más de 2.000 millones de dólares de Petrobras.