La Cámara de Casación porteña resolvió que la causa sea devuelta a la jueza original del caso, Fabiana Palmaghini, desestimando el pedido hecho por la familia para que la muerte sea investigada como magnicidio.

La Cámara Nacional de Casación Penal revocó el fallo que dispuso que la investigación por la muerte del fiscal Alberto Nisman tramite ante la justicia federal y ordenó que el expediente vuelva a ser tramitado por la jueza de instrucción Fabiana Palmaghini.

Así el expediente volverá a la jueza que estuvo a cargo del caso desde el día en que el cuerpo del fiscal fue hallado sin vida en el baño de su departamento.

El caso tramitó desde un principio ante el fuero ordinario y estuvo a punto de cerrarse como un suicidio.Pero terminó en manos del juez Julián Ercolini luego de que la Cámara del Crimen confirmó el pase al fuero federal. Esa decisión fue apelada por la defensa de Lagomarsino.

En su resolución, la Cámara de Casación Penal consideró que aún no hay pruebas suficientes para aseverar que el fiscal general del caso AMIA fue asesinado o inducido al suicidio.

De esta manera la Cámara hizo lugar al planteo presentado por el técnico informático, Diego Lagomarsino, quien fuera colaborador del fiscal y quien le prestara el arma con la que se efectuó el disparo que terminó con su vida. Los abogados de Lagomarsino, Gabriel Palmeiro y Martín Chasco, sostuvieron que su defendido tenía derecho a ser juzgado en un "plazo razonable" y que la causa lleva 15 meses de investigación por los planteos dilatorios que formularon los propios querellantes.

Alegaron además que desde que la causa pasó al fuero federal "no se hizo ninguna medida de prueba, sólo se digitalizó para buscar palabras y poder hacer una lectura más rápida".

"De momento, no es posible aseverar, con fundamentación razonable, que la muerte del fiscal Natalio Alberto Nisman haya sido consecuencia de la conducta de un tercero, razón por la cual es imperativa la eficiente puesta en acción de las prerrogativas y deberes propios de la justicia penal en el cumplimiento de su misión de esclarecer hechos pasibles de ser subsumidos en alguna figura delictiva, antes que demorar la actuación exigida, con base en cuestiones de competencia", indica el fallo que lleva las firmas de los jueces Mario Magariños, Daniel Morin y María Laura Garrigós de Rébori.