El comité organizador del Congreso Eucarístico en Tucumán tuvo que salir a aclarar este jueves que el pedido por el cual se restringían mujeres en el acto de apertura fue producto de una "interpretación equivocada" y no los deseos del enviado de Francisco, el cardenal Giovanni Battista Re, tras la polémica que se generó en Twitter por la movida discriminatoria.
"Hubo una interpretación equivocada desde la organización de quienes podían acceder a dicho evento. En ningún momento hubo, por parte del Cardenal Re, un pedido de restricción. Ello quedó aclarado una vez que llegó el legado pontificio y pudimos conversar personalmente con quienes lo acompañan. Incluso, el Cardenal no tuvo inconvenientes de saludar a todos los periodistas a su llegada al aeropuerto y durante el viaje lo hizo sentado al lado de una periodista de un medio de Morón", informó hoy en un comunicado el comité organizador.

"Pedimos disculpas por el malentendido desde la organización y a quienes pudieron sentirse afectados. Solicitamos comprensión en las dificultades derivadas de la coordinación de un megaevento que requiere la participación de diversos estamentos", agregaron.

Ayer, voceros del Vaticano habían solicitado la restricción de periodistas mujeres cerca del cardenal Giovanni Battista Re durante la apertura del XI Congreso Eucarístico Nacional (CEN), lo que generó quejas en las redes sociales.

Twitter Congreso eucarístico.jpg